Tarta de nata con fresas (sin horno) ¡Muy cremosa! | Cocinatis

Tarta de nata con fresas (sin horno) ¡Irresistiblemente cremosa!

Prepara la clásica combinación de fresas con nata en esta impresionante tarta fría con base de galleta y el resultado más cremoso posible

Tarta de nata con fresas (sin horno) ¡Irresistiblemente cremosa!


6px
45m


6px
45m


Descubre cómo hacer esta impresionante tarta de nata con fresas. Una tarta fría a la que os aseguramos ¡no habrá quién se resista!

Su combinación de sabores es un acierto seguro al juntar en una sola receta la dulce y cremosa nata con la acidez de esta fruta de temporada. Perfecta para disfrutar durante la primavera, es también una estupenda idea para sorprender a esa persona tan especial en San Valentín o para servir como postre en cualquier ocasión especial. 

Hacerla es mucho más sencillo de lo parece, sin embargo, para poder disfrutarla en su mejor versión os enseñamos cómo sacar todo el partido a las fresas y cómo integrar su sabor en la nata montada. De esta manera, el sabor de la tarta será mucho más intenso y la fruta quedará verdaderamente complementada en la masa en lugar de solo servir de decoración. 

Al final de la receta, os dejamos con algunos trucos y consejos para aprender a montar la nata en casa sin que se corte y muchas ideas más para decorar la tarta con ingredientes diferentes en únicos y originales diseños. ¡No os lo perdáis! 

  • Tiempo de elaboración: 45 minutos. 

  • Tiempo total (con tiempos de reposo): Aunque sea una tarta de elaboración relativamente corta, los tiempos de reposo alargan durante horas la misma.

    Así pues, debemos tener en cuenta que antes de empezar debemos preparar y dejar macerar las fresas durante mínimo 2 horas y una vez la tarta esté hecha, deberá reposar otras 5 horas para poder cortarla sin estropearla. 

Autor: Cocinatis

Vídeo receta

Ingredientes

  • 300 gramos de fresas
  • 50 gramos de azúcar
  • 8 láminas de gelatina neutra
  • 1 litro de nata para montar muy fría
  • 200 gramos de azúcar
  • 150 gramos de galletas
  • 100 gramos de mantequilla sin sal
  • 500 gramos de fresas para decorar

Valor nutricional (*por ración)

Energía

994.0 kcal

49,7%

Proteína

7.0 g.

9,33%

Hidratos

81.0 g.

29,45%

Azúcares

69.0 g.

138,0%

Grasa total

71.0 g.

90,83%

Grasa saturada

45.0 g.

246,09%

Grasa polininsat.

3.0 g.

27,27%

Grasa monoinsat.

22.0 g.

50,0%

Colesterol

197.0 mg.

65,67%

Fibra

6.0 g.

20,0%

Sal

0.29 g.

5,8%

Sodio

0.116 g.

5,8%

Calcio

237.0 mg.

19,75%

Iodo

38.0 mcg.

25,33%

Hierro

2.0 mg.

20.0-11.11%

Alérgenos

Cereales

Cereales

Huevos

Huevos

Leche

Leche

Gluten

Gluten

Suscríbete y recibe cada semana las mejores ideas y recetas

Elaboración

Hacer esta tarta de fresas es más fácil de lo que parece. Estate atento al paso a paso ¡que comenzamos!

Para hacer el relleno de fresas:

Comienza por retirarlas el tallo a las fresas reservadas para el relleno y trocéalas. Pásalas a un bol y cúbrelas con el azúcar. Remueve ligeramente para que queden todas bien impregnadas.

Deja macerar las fresas durante mínimo 2 horas para que suelte parte de su agua. También puedes prepararlas el día anterior y dejarlas macerar durante toda la noche para intensificar su sabor.

Para hacer la base de galletas:

Tritura las galletas en una picadora hasta obtener una textura arenosa. Añade la mantequilla fundida y mezcla bien, asegurándote de que no queden grandes grumos.

Una vez listo, cubre un molde desmoldable (22 cm.) con papel de horno y añade la mezcla de galleta sobre la base. Presiona con la base de un vaso para que quede compacta y lisa.

Introduce en el frigorífico mientras haces la tarta.

Cómo hacer la tarta de nata con fresas:

Introduce las láminas de gelatina neutra en agua fría y deja que se hidraten durante unos 5 minutos. Os recomendamos sumergirlas en el agua de una a una para evitar que se forme una masa.

Mientras tanto, pasa las fresas maceradas por un colador y reserva tanto las fresas, como el líquido.

En un cazo al fuego, agrega 100 ml de la nata líquida y el jugo de las fresas. Escurre la gelatina e incorpórala también al cazo. Sin dejar de remover con las varillas, calienta (sin que rompa a hervir) hasta disolver la gelatina completamente. Una vez disuelta, retira el cazo del fuego y reserva.

En un bol grande, agrega el resto de la nata junto con el azúcar. Bate con la batidora de varillas hasta que la nata tome consistencia. Un truco muy sencillo para saber que está lista es ver que los trazos de la batidora se quedan marcados. Cuando adquiera dicha consistencia deja de batir para evitar que se corte.

Añade las fresas maceradas a la mezcla de gelatina en el cazo y remueve. Agrega esta mezcla al bol de la nata montada. Mezcla con movimientos suaves y envolventes para evitar que la textura de la nata baje al mismo tiempo que la gelatina y las fresas queden bien repartidas en ella.

Vierte la masa en el molde sobre la base de galleta, alisa la superficie e introduce en el frigorífico mínimo durante 5 horas (mejor de un día para otro).

Una vez esté lista la tarta, desmóldala con cuidado de no romperla. Retira el papel de horno y no te preocupes si los bordes han quedado irregulares, ya que al decorarla lo cubriremos con las fresas.

Cómo decorar con fresas una tarta:

Corta parte de las fresas para decorar por la mitad y el resto en rodajas no muy gruesas.

Decora la tarta a tu gusto con las fresas. Nosotros hemos rodeado los laterales con las rodajas y la parte superior la hemos decorado con las fresas cortadas por la mitad y una hojita de menta para añadirle color.

¡Y listo! Sirve esta deliciosa tarta de nata con fresas y triunfa con un postre cremoso e irresistible ¡al que no habrá quién se le resista!

Paso a paso

Ingredientes

1

Retira el tallo y trocea las fresas. Pásalas a un bol y cúbrelas con el azúcar. Deja macerar 2 horas (mejor de un día para otro).

Paso 1

2

Tritura las galletas y mézclalas con la mantequilla fundida. Cubre un molde desmoldable con papel de horno y añade la mezcla de galleta sobre la base, que quede compacta y lisa. Introduce en el frigorífico.

Paso 2

3

En un cazo al fuego, agrega 100 ml de la nata, el jugo de las fresas y la gelatina hidratada. Calienta removiendo con las varillas (sin que rompa a hervir) hasta disolver la gelatina. Retira del fuego y reserva.

Paso 3

4

Monta la nata junto con el azúcar. Añade las fresas a la mezcla del cazo. Agrega esta mezcla a la nata. Remueve con movimientos suaves y envolventes.

Paso 4

5

Vierte la masa sobre la base de galleta, alisa la superficie e introduce en el frigorífico mínimo 5 horas (mejor de un día para otro).

Paso 5

6

Desmolda con cuidado y decórala a tu gusto con las fresas restantes.

Paso 6

7

¡Y listo! Sirve esta deliciosa tarta de nata con fresas y triunfa con un postre cremoso e irresistible ¡al que no habrá quién se le resista!

Paso 7

Consejos y trucos

Para ajustar el papel de horno al molde lo más fácil y cómodo posible, os recomendamos humedecerlo un poco con agua. 

De esta manera, se ablandará y será más fácil manipularlo y amoldarlo a la forma del recipiente que vayamos a utilizar. 

Consejos para hacer nata montada

Montar la nata en casa es muy fácil si sabemos cómo. Os dejamos por aquí unos cuantos trucos y consejos que seguro os resultarán muy útiles para que os quede siempre perfecta: 

  • La nata debe estar muy fría. Al igual que el recipiente en la que la montemos que os recomendamos meter unos 30 minutos antes a la nevera para que se enfríe bien. 

  • La cantidad de grasa debe ser como mínimo del 30%. No todos los tipos de nata son adecuados para montar y es en su porcentaje de grasas donde encontramos la diferencia. 

  • Mejor con una batidora eléctrica de varillas. A velocidad mínima la tendremos lista en 3-4 minutos. ¡Y cuidado con batirla demasiado! En tal caso, la nata montada podría convertirse en mantequilla. 

  • Añade el azúcar cuando la nata esté a medio montar y no antes. Además, lo mejor es hacerlo a dos cucharadas cada vez, en una proporción de 6 cucharadas por cada 250 ml de nata. 

Cómo decorar una tarta casera

Nosotros utilizamos las fresas para decorar esta tarta tan especial, pero las opciones son muchas y muy originales. 

  • Fresas ¡con chocolate! Para los más golosos, probad en fundir chocolate y sumergir parte de las fresas que colocamos en la parte superior en él. Dejadlas enfriar y listas para acompañar la tarta. 

    En una versión más sencilla, podéis decorarla simplemente con unas líneas de chocolate fundido por encima. 

  • Crujiente crocanti de almendra. Una combinación muy habitual en la repostería y que le da un toque único a esta tarta. 

  • Usa la manga pastelera. Con boquillas estrelladas podemos añadir más nata montada por encima para hacer originales formas y diseños

  • Utiliza diferentes frutas. Las fresas en combinación de más frutos rojos o kiwi ¡están buenísimas! 

Utensilios