Croquetas de jamón caseras (fáciles y cremosas)

Croquetas de jamón caseras con bechamel cremosa, un aperitivo tradicional que encanta a todos



6px
6h


6px
6h


Prepara croquetas de jamón caseras siguiendo esta receta paso a paso, ¡es muy fácil! Consigue unas croquetas crujientes por fuera y cremosas por dentro con taquitos de jamón que le aportan un sabor especial.

Las croquetas son uno de los platos más famosos de la cocina española, siendo las más tradicionales las croquetas de pollo, de jamón o de bacalao, aunque también hay otras versiones más innovadoras como las croquetas de espinacas y piñones o las croquetas líquidas de roquefort que te animamos a probar.

La clave de esta preparación está en la masa de las croquetas, ya que una bechamel casera cremosa y fina marcará la diferencia y hará que tus croquetas triunfen. Para ello es fundamental tener en cuenta factores como la temperatura de los ingredientes y respetar los tiempos, dejando que la bechamel se cocine a fuego lento. 

Otra ventaja de las croquetas es que las podemos moldear a nuestro gusto y darles forma ovalada, redonda, rectangular... También podemos escoger el tamaño. Te recomendamos hacer croquetas redondas de tamaño pequeño si se van a servir en un cóctel, y optar por unas de tamaño más grande si son para servir en la comida.

No olvides que puedes preparar más cantidad y congelarlas. Para ello, da forma a las croquetas, rebózalas y guárdalas en el congelador en un recipiente adecuado. También puedes congelarlas sin el rebozado, pero nunca fritas. Las croquetas aguantan en el congelador en buen estado hasta 3 meses. Cuando quieras comerlas, solo tendrás que freírlas y estarán listas. 

¿Quieres preparar las mejores croquetas de jamón del mundo? Sigue esta receta paso a paso y echa un vistazo a nuestros trucos para hacer las croquetas perfectas

Autor: Cocinatis

Video

Ingredientes

  • 200 gramos de jamón serrano
  • sal
  • aceite de oliva

Para rebozar:

  • 3 huevos
  • harina
  • pan rallado

Para la bechamel:

  • 1 litro de leche
  • 110 gramos de harina
  • 110 gramos de mantequilla
  • 1 nuez moscada
  • sal

Energía

646.0 kcal

32,3%

Proteína

25.0 g.

33,33%

Hidratos

52.0 g.

18,91%

Azúcares

9.0 g.

18,0%

Grasa total

37.0 g.

47,34%

Grasa saturada

17.0 g.

92,97%

Grasa polininsat.

3.0 g.

27,27%

Grasa monoinsat.

15.0 g.

34,09%

Colesterol

196.0 mg.

65,33%

Fibra

2.0 g.

6,67%

Sal

2.53 g.

50,6%

Sodio

1.013 g.

50,65%

Calcio

248.0 mg.

20,67%

Iodo

32.0 mcg.

21,33%

Hierro

2.0 mg.

20.0-11.11%

Alérgenos

Huevos

Huevos

Cereales

Cereales

Gluten

Gluten

Leche

Leche

Suscríbete y recibe cada semana las mejores ideas y recetas

Elaboración

Cómo hacer la bechamel:

En primer lugar, pica el jamón en dados pequeños. Pon una cazuela baja al fuego y añade la mantequilla troceada. Remueve hasta que se derrita y agrega el jamón.

Cocina el jamón un par de minutos e incorpora la harina. Mezcla bien, remueve un minuto y a continuación, vierte la leche. Cocina todo a fuego medio sin dejar de remover con las varillas hasta que empiece a espesar.

Cambia a una cuchara de madera y baja a fuego suave. Añade una pizca de sal y ralladura de nuez moscada. Mezlca y sigue cocinando durante 30 minutos más sin dejar de remover.

Enfriar la masa de las croquetas:

Extiende la masa de las croquetas en un recipiente y tapa con papel film, de modo que quede tocando la masa para evitar que se forme una costra en la superficie el enfriarse.

Deja enfriar la bechamel con jamón a temperatura ambiente unas 6 horas. Pasado ese tiempo, introduce en el frigorífico y deja reposar de un día para otro.

Dar forma a las croquetas:

Retira el plástico, haz tiras con el cuchillo y desmolda con cuidado. Corta las tiras en trozos más pequeños para hacer la forma de las croquetas.

Para evitar que se te pegue la masa a la hora de manipularlas, espolvorea un poco de harina sobre la masa de las croquetas y en tus manos. Una vez hecho esto, redondea cada porción de masa y dales forma de croqueta a tu gusto.

Para rebozar las croquetas, pásalas por el huevo batido y el pan rallado, en este orden.

Si las vas a congelar, ¡ahora es el momento! Guárdalas en un recipiente adecuado y mételas en el congelador.

Freír las croquetas:

Pon una sartén al fuego con abundante aceite y cuando esté caliente, añade las croquetas y fríe. Cuando estén doradas, retíralas y déjalas en un plato con papel absorbente para quitar el exceso de grasa.

Las croquetas de jamón caseras ya están listas para servir.

Cómo presentar las croquetas de jamón

Si has preparado las croquetas para compartir o como aperitivo, puedes servirlas en una cesta metálica sobre papel de horno o dentro de un cucurucho de papel antigrasa con diseño de periódico antiguo. Estas son dos formas muy modernas de presentación con las que sorprenderás y quedarás como un auténtico chef.

Si las croquetas de jamón son para la comida o cena, puedes completar el plato con una guarnición de hojas verdes.

Además, puedes servir las croquetas solas o acompañadas de una salsa de tu gusto.

Paso a paso

Ingredientes

1

Pica el jamón en dados pequeños. Pon una cazuela baja al fuego y añade la mantequilla troceada. Remueve hasta que se derrita y agrega el jamón.

Paso 1

2

Deja cocinar un par de minutos e incorpora la harina. Mezcla y vierte la leche. Cocina a fuego medio sin dejar de remover con las varillas hasta que empiece a espesar. Cambia a una cuchara de madera y baja el a fuego suave. Añade una pizca de sal y ralladura de nuez moscada. Cocina durante 30 minutos sin dejar de remover.

Paso 2

3

Extiende la masa en un recipiente y tapa con papel film tocando la masa para evitar que se forme una costra el enfriarse. Deja enfriar a temperatura ambiente unas 6 horas y pasado ese tiempo, introduce en el frigorífico y deja reposar de un día para otro.

Paso 3

4

Retira el plástico, haz tiras con el cuchillo y desmolda con cuidado. Corta las tiras en trozos más pequeños para hacer la forma de las croquetas.

Paso 4

5

Espolvorea harina sobre la masa y unta las manos con harina para evitar que se pegue la masa. Redondea cada porción de masa y dales forma de croqueta. Para rebozar las croquetas, pásalas por el huevo batido y el pan rallado, en este orden.

Paso 5

6

Pon una sartén al fuego con abundante aceite y cuando esté caliente, añade las croquetas y fríe. Cuando estén doradas, retira del fuego sobre papel absorbente para quitar el exceso de grasa.

Paso 6

7

Sirve las croquetas de jamón serrano.

Paso 7

Consejos y trucos

Para intensificar el sabor de las croquetas añade el jamón serrano antes de hacer la bechamel.

Para que las croquetas de jamón queden más crujientes, haz un doble empanado o utiliza panko para rebozar, el pan rallado japonés.

Puedes hacer unas croquetas más ligeras y con menos grasa haciéndolas al horno en lugar de fritas en la sartén.

Si te gustan las croquetas pero no consumes lácteos, no te pierdas estas croquetas veganas de setas, una alternativa totalmente vegetal para disfrutar de este plato. 

Utensilios

Historia

La palabra croqueta viene de "croquette" y su origen se encuentra en Francia, aunque este aperitivo ya forma parte de la gastronomía de muchos países del mundo. Se trata de una receta de aprovechamiento elaborada con una base de bechamel y diferentes ingredientes (pollo, jamón, bacalao, huevo, etc) con forma redonda u ovalada y tradicionalmente rebozadas en huevo y pan rallado y fritas en aceite. Según el país y dependiendo del contenido hay variantes incluso sin bechamel usándose otras masas como patata, unas croquetas muy populares en la cocina alemana y la belga.