Cómo hacer tomate frito casero

Receta fácil de salsa de tomate perfecta para hacer conservas



8px
2h 15m


8px
2h 15m


Prepara el tomate frito en casa y disfruta de tus platos de pasta, arroz, pizzas... con una salsa de tomate natural y ¡100% casera!

Autor: Cocinatis

Ingredientes

  • 2 kilos de tomates maduros
  • 75 mililitros de aceite de oliva
  • sal

Energía

126.0 kcal

6,3%

Proteína

2.0 g.

2,67%

Hidratos

8.0 g.

2,91%

Azúcares

8.0 g.

16,0%

Grasa total

9.0 g.

11,51%

Grasa saturada

1.0 g.

5,47%

Grasa polininsat.

1.0 g.

9,09%

Grasa monoinsat.

7.0 g.

15,91%

Colesterol

0.0 mg.

0,0%

Fibra

3.0 g.

10,0%

Sal

0.33 g.

6,6%

Sodio

0.132 g.

6,6%

Calcio

25.0 mg.

2,08%

Iodo

5.0 mcg.

3,33%

Hierro

2.0 mg.

20.0-11.11%

Elaboración

Lava los tomates, retira los pedúnculos con ayuda de un cuchillo y trocéalos.

Añade aceite en una cazuela al fuego y cuando esté caliente, incorpora los tomates troceados y pon a punto de sal. Cocina a fuego suave durante 2 horas removiendo frecuentemente con la cuchara de madera.

Retira el tomate frito del fuego y pasa por el pasapurés para quitar las pieles y obtener una salsa de tomate más fina.

Para hacer tomate frito en conserva guarda el tomate en tarros esterilizados y envasados al vacío. Sirve el tomate frito casero con los platos de pasta, arroz, pizzas caseras, lasañas...

Paso a paso

Ingredientes

1

Lava los tomates, retira los pedúnculos y trocéalos.

Paso 1

2

Añade aceite a una cazuela y cuando esté caliente, incorpora los tomates troceados y pon a punto de sal.

Paso 2

3

Cocina a fuego suave 2 horas removiendo frecuentemente.

Paso 3

4

Retira del fuego y pasa por el pasapurés.

Paso 4

5

Sirve el tomate frito casero con los platos de pasta, arroz, pizzas...

Paso 5

Consejos y trucos

Si no tienes un pasapures, puedes triturar el tomate con la batidora.

Puedes hacer grandes cantidades de tomate y guardarlos en tarros esterilizados durante largo tiempo. Así tendrás el tomate casero listo para cualquier momento en el que lo necesites.

Añade cebolla picada, ajo o un toque de pimienta negra a la salsa de tomate para intensificar su sabor.