Guiso de níscalos con patatas

Receta fácil de otoño cocinada a fuego lento



2px
40m


2px
40m


Guiso de patatas con níscalos, un plato de cuchara para disfrutar de los productos de temporada de la mejor manera. 

Este guiso con sabor otoñal es muy fácil de preparar, una receta cocinada a fuego lento de forma tradicional.

Este plato es ideal para los días de frío y puede ser una gran alternativa a otros guisos, sobre todo para las personas vegetarianas y veganas.

El níscalo o robellón es un hongo muy apreciado y de sabor intenso que se recolecta en otoño. Aprovecha su temporada para degustarlo en un guiso como este o para confitarlo y conservarlo más tiempo en buen estado.

Autor: Cocinatis

Video

Ingredientes

  • 250 gramos de níscalos
  • 3 patatas
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 1 cebolleta
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 2 cucharaditas de pulpa de pimiento choricero
  • 2 hojas de laurel
  • aceite de oliva
  • sal
  • perejil fresco picado

Energía

245.0 kcal

12,25%

Proteína

7.0 g.

9,33%

Hidratos

34.0 g.

12,36%

Azúcares

7.0 g.

14,0%

Grasa total

6.0 g.

7,68%

Grasa saturada

1.0 g.

5,47%

Grasa polininsat.

1.0 g.

9,09%

Grasa monoinsat.

4.0 g.

9,09%

Colesterol

0.0 mg.

0,0%

Fibra

6.0 g.

20,0%

Sal

1.06 g.

21,2%

Sodio

0.425 g.

21,25%

Calcio

37.0 mg.

3,08%

Iodo

18.0 mcg.

12,0%

Hierro

3.0 mg.

30.0-16.67%

Alérgenos

Dióxido de azufre y sulfitos

Dióxido de azufre y sulfitos

Elaboración

Para preparar el guiso de níscalos con patatas, en primer lugar pica la cebolleta. Pela los dientes de ajo y pícalos finamente también.

Pela las patatas y cáscalas, rompiéndolas en trozos irregulares con el cuchillo.

Limpia bien los níscalos, retira los tallos y córtalos en 4 trozos.

¡Ya tienes todos los ingredientes preparados! Ahora pon una cazuela al fuego y añade un chorrito de aceite de oliva. Agrega la cebolleta, el ajo y una pizca de sal. Remueve y deja rehogar un par de minutos.

Después, añade las patatas troceadas y los níscalos limpios. Mezcla todo y rehoga 3 minutos más. 

Agrega el resto de ingredientes: el vino blanco, la pulpa de pimiento choricero, el pimentón y las hojas de laurel. Remueve todo y deja que se cocine un par de minutos para que se evapore el alcohol.

A continuación, vierte agua hasta cubrir todo, remueve y deja cocer durante 20 minutos a fuego suave, hasta que las patatas y los níscalos estén tiernos.

Sirve el guiso de níscalos con patatas y espolvorea por encima un poco de perejil picado.

Paso a paso

Ingredientes

1

Pica la cebolleta y el ajo finamente. Pela las patatas y cáscalas. 

Paso 1

2

Limpia bien los níscalos, retira los tallos y córtalos en 4 trozos.

Paso 2

3

Pon una cazuela al fuego con un chorro de aceite. Añade la cebolleta, el ajo y una pizca de sal, remueve y deja rehogar un par de minutos.

Paso 3

4

Añade las patatas y los níscalos. Mezcla todo y rehoga 3 minutos. Agrega el vino blanco, la pulpa de pimiento choricero, el pimentón y las hojas de laurel. Remueve y deja que se cocine un par de minutos.

Paso 4

5

Vierte agua hasta cubrir todo, remueve y deja cocer durante 20 minutos a fuego suave, hasta que las patatas y los níscalos estén tiernos.

Paso 5

6

Sirve el guiso de níscalos con patatas y espolvorea por encima perejil picado.

Paso 6

Consejos y trucos

Recuerda que se deben limpiar muy bien los níscalos. Para ello, frótalos suavemente con un paño húmedo para retirar toda la tierra y otros restos.

En lugar de añadir agua a la cocción, puedes añadir caldo de verduras para darle un sabor más intenso al plato.

Este plato es muy adecuado para disfrutarlo en días de frío y puede ser una gran alternativa a los guisos de carne para los vegetarianos y veganos.

Además, sus ingredientes no contienen gluten, por lo que es apto para celíacos.

Los níscalos son hongos comestibles muy apreciados en la gastronomía. También se conocen como "robellón" o "mízcalo". Crece en pinares y bosques mixtos durante el otoño. Se pueden cocinar de muchas formas, por ejemplo, asados, en un guiso, a la plancha, níscalos confitados, huevos rotos con níscalos o como guarnición de otros platos.

En esta receta retiramos los tallos de los níscalos porque no se utilizan, pero ¡no los tires! Te recomendamos utilizarlos cuando hagas caldo casero de verduras. Le dará un toque muy especial.

Utensilios