Champiñones al ajillo, receta fácil de otoño

Con salsa de vino blanco y el inconfundible toque de guindilla y ajo



2px
35m


2px
35m


Aprende a hacer los champiñones al ajillo con una deliciosa salsa de vino blanco y el inconfundible toque de guindilla y ajo. Esta receta tradicional es perfecta para disfrutar en otoño, durante la temporada de setas y hongos.

Autor: Cocinatis

Video

Ingredientes

Energía

293.0 kcal

14,65%

Proteína

3.0 g.

4,0%

Hidratos

14.0 g.

5,09%

Azúcares

11.0 g.

22,0%

Grasa total

21.0 g.

26,87%

Grasa saturada

3.0 g.

16,41%

Grasa polininsat.

2.0 g.

18,18%

Grasa monoinsat.

15.0 g.

34,09%

Colesterol

0.0 mg.

0,0%

Fibra

3.0 g.

10,0%

Sal

1.04 g.

20,8%

Sodio

0.415 g.

20,75%

Calcio

39.0 mg.

3,25%

Iodo

10.0 mcg.

6,67%

Hierro

2.0 mg.

20.0-11.11%

Alérgenos

Dióxido de azufre y sulfitos

Dióxido de azufre y sulfitos

Suscríbete y recibe cada semana las mejores ideas y recetas

Elaboración

Limpia los champiñones frotando suavemente con papel de cocina mojado. Después córtalos en láminas y ponlos en una fuente amplia.

Corta el limón por la mitad y exprímelo. Vierte el zumo sobre los champiñones laminados para que no se oxiden y mezcla todo bien. 

Pela y pica la cebolla y los dientes de ajo.

Pon la maicena en un bol, vierte el vino blanco y remueve con una cucharilla. Reserva.

Pon una cazuela baja al fuego con un chorro de aceite. Cuando esté caliente, añade la cebolla y la mitad del ajo picado (reserva el resto para el refrito). Remueve y sazona. Cocina todo a fuego lento unos 10-15 minutos, removiendo de vez en cuando hasta que esté pochado. 

A continuación, agrega los champiñones y la mezcla de vino blanco con maicena. Remueve y agrega la guindilla entera. Pon la tapa de la cazuela y deja reducir unos 10-15 minutos más a fuego lento.

Para hacer el refrito, pon una sartén al fuego con aceite y añade el resto del ajo picado. Remueve y cocina hasta que empiecen a dorarse.

Sirve los champiñones al ajillo y vierte encima el refrito de ajos. Decora con una ramita de perejil.

Puedes servir los champiñones al ajillo como tapa o ración o como guarnición de platos de carnes, pescados, verduras o huevos.

Paso a paso

Ingredientes

1

Limpia los champiñones con papel de cocina mojado, lamínalos y ponlos en una fuente ámplia. Exprime medio limón, vierte el zumo sobre los champiñones y mezcla.

Paso 1

2

Pon la harina de maíz refinada en un bol, vierte el vino blanco y remueve. Reserva.

Paso 2

3

Añade en una cazuela baja con aceite caliente la cebolla y la mitad del ajo picado (reserva el resto). Remueve y sazona. Deja pochar a fuego lento 10-15 minutos.

Paso 3

4

Agrega los champiñones y la mezcla de vino blanco. Remueve y agrega la guindilla. Tapa y deja reducir 10-15 minutos a fuego lento.

Paso 4

5

Para el refrito, pon una sartén al fuego con aceite y añade el resto de ajo picado. Remueve y cocina hasta que empiecen a dorarse.

Paso 5

6

Sirve los champiñones al ajillo y vierte encima el refrito de ajos. Decora con una ramita de perejil.

Paso 6

Consejos y trucos

Este plato está mejor de un día para otro, por lo que es perfecto para preparar con antelación o para comer de tupper.

Los champiñones se oxidan rápidamente. Para evitarlo, puedes mezclarlos con un poco de zumo de limón, como hemos hecho en esta receta.

El champiñón es un alimento muy versátil con el que se pueden preparar muchas recetas diferentes. Aprovecha el otoño para disfrutarlo en una rica crema de champiñones, en un paté vegetal de champiñones o haciendo unos champiñones crujientes al horno.

Utensilios