Alitas de pollo picantes ¡al estilo Buffalo wings! | Cocinatis

Alitas de pollo picantes ¡al estilo Buffalo wings! Fáciles y muy sabrosas al horno

Las auténticas alitas Buffalo al horno con un marinado de salsa barbacoa y una irresistible salsa de queso azul casera para acompañar

Alitas de pollo picantes ¡al estilo Buffalo wings! Fáciles y muy sabrosas al horno


4px
55m


4px
55m


En esta receta os enseñamos a hacer las auténticas alitas de pollo ¡al estilo Buffalo wings! Una receta americana en la que marinamos el pollo con una salsa casera muy especial de toque picante.

Os dejamos con todos los tiempos y trucos para conseguir potenciar el sabor del pollo y cómo lograr un picante más intenso para hacerlo totalmente a vuestro gusto. Además de la salsa Buffalo, os enseñamos también a preparar una irresistible salsa de queso azul para acompañar las alitas. ¡El contraste de sabores os sorprenderá!

Aún pudiendo hacerse fritas, las Buffalo wings quedan igual de jugosas haciéndolas en el horno. Así evitamos el exceso de aceite y aunque no queden tan crujientes, os aseguramos ¡que están buenísimas!

Toma nota de los ingredientes y sorprende a todos con una receta diferente. ¡Perfectas para disfrutar de una cena informal de fin de semana! 

  • Tiempo total de la receta: Hacer ambas salsas es muy fácil y rápido, pero debemos tener en cuenta que para marinar el pollo necesitaremos mínimo 2 horas (mejor de un día para otro) y en el horno tardarán alrededor de 40 minutos en hacerse.

Autor: Cocinatis

Vídeo receta

Ingredientes

  • 500 gramos de alitas de pollo
  • 1/2 cucharada de cayena en polvo
  • 50 mililitros de salsa barbacoa
  • 10 gramos de mantequilla
  • aceite de girasol para freír
  • sal
  • pimienta

Para la salsa de queso azul:

  • 30 gramos de queso roquefort
  • 30 mililitros de yogur
  • 30 mililitros de crema agria
  • 15 mililitros de zumo de limón
  • 2 trozos de apio
  • 50 mililitros de agua

Valor nutricional (*por ración)

Energía

350.0 kcal

17,5%

Proteína

13.0 g.

17,33%

Hidratos

2.0 g.

0,73%

Azúcares

1.0 g.

2,0%

Grasa total

32.0 g.

40,94%

Grasa saturada

8.0 g.

43,75%

Grasa polininsat.

12.0 g.

109,09%

Grasa monoinsat.

8.0 g.

18,18%

Colesterol

60.0 mg.

20,0%

Fibra

1.0 g.

3,33%

Sal

1.53 g.

30,6%

Sodio

0.613 g.

30,65%

Calcio

75.0 mg.

6,25%

Iodo

7.0 mcg.

4,67%

Hierro

1.0 mg.

10.0-5.56%

Alérgenos

Leche

Leche

Huevos

Huevos

Apio

Apio

Suscríbete y recibe cada semana las mejores ideas y recetas

Elaboración

Para preparar la salsa Buffalo:

En un cazo a fuego suave, agrega la mantequilla y la cayena. Una vez hayas fundido la mantequilla, incorpora la salsa barbacoa y el agua. Remueve y deja que se cocine todo un par de minutos para integrar todos los sabores. Ten en cuenta, que no debe reducirse demasiado. 

Cómo marinar el pollo: 

Pon las alitas de pollo en una fuente y vierte por encima suficiente salsa Buffalo para que queden bien cubiertas. Reserva el resto de la salsa. Tapa la fuente con papel film y déjala en el frigorífico mínimo 2 horas. Mejor si dejamos marinar de un día para otro para intensificar su sabor. 

Buffalo wings al horno:

Puedes freírlas en una sartén con abundante aceite o hacerlas en una freidora de aire si lo prefieres. Nosotros las hacemos en el horno con un resultado igual de jugoso. 

Pasa las alitas a una bandeja de horno y vierte la salsa reservada por encima. Introduce las buffalo wings en el horno precalentado a 220ºC unos 30-40 minutos, hasta que estén hechas. 

Cómo hacer salsa de queso azul:

En un bol, agrega primero el queso roquefort y el zumo de limón. Machaca el queso con un tenedor y asegúrate de mezclarlo bien con el zumo de limón. Agrega la mayonesa, el yogur y la crema agria. Mezcla todo. Añade sal y pimienta al gusto y remueve hasta obtener una mezcla homogénea. 

 

Sirve las alitas de pollo picantes al estilo Buffalo y acompáñalas con la salsa de queso azul y unas tiras de apio. ¡Ya puedes disfrutar de estas sabrosas alitas al horno! 

Si preferís otro tipo de salsas para acompañar las alitas picantes, os recomendamos probar con la salsa blanca de kebab o, de sabor más suave, con la salsa tzatziki. Son realmente sencillas y rápidas de hacer y la combinación ¡os sorprenderá!

Y si sois fans de la cocina estadounidense, no podéis perderos la receta de pollo frito KFC. ¡Estamos seguros de que os encantará!

Paso a paso

Ingredientes

1

En un cazo a fuego suave, funde la mantequilla junto con la cayena. Incorpora la salsa barbacoa y el agua. Cocina unos 2 minutos removiendo.

Paso 1

2

Cubre las alitas con salsa Buffalo suficiente y reserva la salsa sobrante. Tapa con papel film y deja marinar en el frigorífico 2 horas (mejor de un día para otro). 

Paso 2

3

Pasa las alitas a una fuente apta para horno y vierte la salsa restante por encima.

Paso 3

4

Hornea las Buffalo wings entre 30 y 40 minutos a 200 grados centígrados. 

Paso 4

5

Para hacer la salsa de queso azul:

Añade en un bol el queso roquefort y el zumo de limón. Machaca con un tenedor. Añade mayonesa, yogur, crema agria, sal y pimienta. Mezcla todo.

Paso 5

6

Sirve las alitas de pollo picantes al estilo Buffalo recién hechas y acompáñalas por la irresistible salsa de queso azul. ¡A disfrutar! 

Paso 6

Consejos y trucos

Cómo hacer pollo picante:

El pollo es una carne que va perfecta con una gran variedad de salsas y guarniciones. Entre ellas ¡las salsas picantes! Pero ¿cómo podemos hacer que el pollo absorba todo el sabor del picante? ¡Fácil! 

Marinando el pollo favorecemos que éste se impregne del sabor de la salsa y su sabor picante si es que se lo hemos añadido.

Ya sea con cayena, como hemos utilizado nosotros, o con guindilla, pimentón picante o unas gotitas de tabasco, ¡el resultado es igual de bueno!

Según las horas que dejemos marinar el pollo, su sabor será más o menos intenso. Lo mejor es dejarlo de un día para otro, pero si no tenemos tiempo, con un mínimo de dos horas podemos conseguir un buen resultado.  

 

Utensilios

Historia

Se desconoce el origen real de las Buffalo wings, pero existen varias teorías alrededor de su creación. 

Entre ellas, la más aceptada es la de Teressa Bellisimo, dueña del restaurante Anchor Bar de Buffalo (EEUU). En esta versión se cuenta que Bellisimo las inventó por casualidad

Para hacer la salsa de espaguetis utilizaban cuello de pollo y, un día, en lugar de éstos, les llegaron alitas en el pedido. Para no desperdiciarlas, decidieron dividir cada alita en dos y freírlas sin empanar.

Las sirvió a los clientes acompañadas de una salsa picante y resultaron ser un auténtico éxito. Tanto que hoy en día las comemos incluso en España.

Otra teoría le atribuye su autoría a John Young.

Al crecer en una comunidad afroamericana, comer alitas era una costumbre habitual y, cuando decidió abrir su propio restaurante, incluyó este plato en la carta.

Las acompañaba con esta salsa tan sabrosa y, a diferencia de las de Teressa Bellisimo, las servía enteras y empanadas