Pa amb tomàquet, ¡una receta catalana saludable! | Cocinatis

Pa amb tomàquet o pan tumaca con jamón y ajo, una receta de la dieta mediterránea

Cómo hacer pan tumaca o pa amb tomàquet

Pa amb tomàquet o pan tumaca con jamón y ajo, una receta de la dieta mediterránea


2px
10m


2px
10m


Preparamos la receta de pan tumaca o pa amb tomàquet, una aperitivo tradicional de la dieta mediterránea de origen catalán, ¡muy fácil y saludable! 

Aunque estas tostas con tomate y aceite se tratan de una receta muy arraigada a Cataluña, también es muy popular en otras zonas como Valencia, Andalucía, Aragón, Baleares y Murcia. Su preparación es ligeramente diferente dependiendo del lugar, como por ejemplo, el cómo añadimos el tomate. 

Mientras que en Cataluña y Aragón suele ser lo más común el presionar el tomate contra el pan, en otras zonas se raya o se tritura para añadirlo al pan. Una práctica muy común en la hostelería por tema de comodidad y rapidez. 

Al final de la receta, os dejamos con algunos consejos para que preparéis la mejor versión de la pan tumaca. Detalles básicos, pero realmente importantes, como es el tipo de tomate que utilizamos o el orden de los ingredientes, ¡que marcarán la diferencia! No os lo perdáis. 

Perfecto para desayunar o disfrutar como aperitivo, ¡descubre con nosotros cómo preparar pan tumaca catalán! Una receta deliciosa, sencilla y sana para cuidarnos con la dieta mediterránea. 

Autor: Cocinatis

Vídeo receta

Ingredientes

  • 2 rebanadas de panes de hogaza
  • 1 tomate maduro
  • 1 diente de ajo (opcional)
  • 4 lonchas de jamón serrano (opcional)
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal

Valor nutricional (*por ración)

Energía

214.0 kcal

10,7%

Proteína

15.0 g.

20,0%

Hidratos

15.0 g.

5,45%

Azúcares

1.0 g.

2,0%

Grasa total

11.0 g.

14,07%

Grasa saturada

3.0 g.

16,41%

Grasa polininsat.

1.0 g.

9,09%

Grasa monoinsat.

6.0 g.

13,64%

Colesterol

28.0 mg.

9,33%

Fibra

1.0 g.

3,33%

Sal

1.53 g.

30,6%

Sodio

0.61 g.

30,5%

Calcio

23.0 mg.

1,92%

Iodo

6.0 mcg.

4,0%

Hierro

1.0 mg.

10.0-5.56%

Alérgenos

Cereales

Cereales

Gluten

Gluten

Suscríbete y recibe cada semana las mejores ideas y recetas

Elaboración

Para hacer la receta de pan tumaca, comienza por preparar las rebenadas de pan. Córtalas con alrededor de un dedo de grosor. No las cortes demasiado finas, ya que podrían quedar secas al tostar o romperse a la hora de untar el tomate o el ajo.

Para tostar el pan hay varias opciones. Puedes tostar el pan al horno (aunque no compensa si solo vas a encenderlo para ello), en la clásica tostadora, también puedes tostar el pan en la freidora de aire (2 minutos a 200ºC) o como nosotros, en la sartén.

Para hacerlo en la sartén o plancha no usaremos aceite ni otro tipo de engrasante. Simplemente calienta la sartén y dora las rebanadas de pan por ambos lados.

  • Las tostadas perfectas son crujientes por fuera con una miga húmeda y tierna por dentro.

Deja atemperar ligeramente las tostadas de pan y úntalas con el ajo. Este ingrediente es opcional, pero le da un toque picante muy rico junto con el resto de ingredientes.

Corta el tomate por la mitad y presiónalo contra las rebanadas para extender tanto su jugo como su pulpa por el pan, que queden bien cubiertas.

Añade sal al gusto y un buen chorreón de aceite de oliva virgen extra. Por último, extiende el jamón serrano encima (también opcional) ¡y listo! Así de sencillo.

Sirve la pan tumaca y disfruta de una de las recetas más famosas de la dieta mediterránea.

Paso a paso

Ingredientes

1

Corta las rebanadas de pan con alrededor de un dedo de grosor. Tuesta el pan en la tostadora, el la freidora de aire o en la sartén.

Paso 1

2

Unta las rebanadas de pan con el ajo. Extiende el jugo y la pulpa del tomate presionándolo contra las tostadas de pan.

Paso 2

3

Añade sal y un chorro de aceite de oliva virgen extra.

Paso 3

4

Extiende las lonchas de jamón serrano encima ¡y listo!

Paso 4

5

Sirve la pan tumaca con ajo y jamón y disfruta de esta popular receta de la dieta mediterránea.

Paso 5

Consejos y trucos

¿Qué va primero el aceite o el tomate en la tostada? ¡Este es el orden correcto!

Según la zona de España podemos encontrar costumbres muy diferentes para preparar la pan tumaca.

Comenzando por los catalanes y aragoneses que siempre añaden el tomate antes, hasta los andaluces y alrededores que agregan lo primero el aceite para después añadir el tomate y la sal. 

De la misma manera, también existen ciertas discrepancias en cómo añadir el tomate a la pan tumaca. Si bien en zonas de Aragón y Cataluña se suele restregar el tomate en el pan, por practicidad, en muchas zonas (y sobre todo dentro del mundo de la hostelería) se opta por servir el tomate rayado o triturado

Muchos cocineros defienden el añadir el aceite primero. Además, apuntan que, si el tomate es rayado en lugar de triurado, el resultado será mejor al aportar más sabor a la tostada.

Y vosotros, ¿cómo preparáis el pan tumaca

¿Cuál es el mejor tipo de tomate para hacer pan tumaca? 

Aunque el factor más importante a la hora de elegir un tomate para hacer pan tumaca es su punto de maduración, es verdad que algunos tipos son mejores y más sabrosos para hacer esta receta catalana. 

Entre todos, nosotros os recomendamos utilizar el tomate de rama por su cantidad de pulpa y la baja resitencia que ofrece al presionarlo contra el pan. 

¿Cuál es el peor tomate para hacer pan tumaca?

El tomate de ensalada resulta demasiado duro y su escasa pulpa dejará apenas un rastro sobre el pan tostado. 

Utensilios

Historia

¿Dónde se inventó la pan tumaca?

Aunque la pan tumaca o pa amb tomàquet es una de las recetas más representativas y arraigadas a la gastronomía catalana, existen teorías que relacionan su origen a otras zonas e incluso países. 

En el año 1884 es cuando se comienzan a ver referencias de la pan tumaca en Cataluña, en las casas de payeses. Era costumbre en estas masías catalanas el untar el pan duro con el tomate y un buen chorro de aceite para ablandarlo y poder disfrutarlo incluso días después. 

Otras teorías apuntan a que fueron los murcianos en los años 20 los que utilizaban el tomate para ablandar el pan duro y poder comerlo blando, además de con más sabor. 

A finales del siglo XIX también existen referencias en la literatura catalana que hablan sobre el "pan con aceite aliñado en tomate" de París