Salchichas momia para Halloween

Original receta para disfrutar en la noche más terrorífica del año


Cocinatis Cocinatis

4px
30m


Prepara estas originales salchichas momia para Halloween y disfruta con los más pequeños haciendo esta divertida receta de salchichas rellenas de queso y creativas vendas de hojaldre.

Ingredientes

Alérgenos

Cereales

Cereales

Huevos

Huevos

Leche

Leche

Elaboración

Corta el hojaldre en largas y finas tiras para simular las vendas de las momias.

Abre las salchichas con un corte horizontal, sin llegar a atravesarlas completamente. Rellena las salchichas con el queso rallado y envuelve las salchichas rellenas con las lonchas de bacon. Cubre con las tiras de hojaldre dejando un hueco cerca de uno de los extremos para colocar luego los ojos de las momias.

Introduce las salchichas en el horno precalentado a 180ºC unos 10-20 minutos.

Coloca los ojos entre las vendas y sirve las salchichas momia para Halloween.

Paso a paso

Ingredientes

1

Corta el hojaldre en tiras para simular las vendas de las momias. 

Paso 1

2

Abre las salchichas con un corte horizontal, sin llegar a atravesarlas. Rellena con el queso rallado.

Paso 2

3

Envuelve con las lonchas de bacon.

Paso 3

4

Cubre con las tiras de hojaldre dejando un hueco para colocar los ojos. 

Paso 4

5

Introduce las salchichas en el horno precalentado a 180 grados centígrados unos 10-20 minutos. 

Paso 5

6

Coloca los ojos y sirve las salchichas momia para Halloween. 

Paso 6

Consejos y trucos

Para que los ojos no se despeguen, coloca una gotita de ketchup o mostaza en la parte trasera del ojo para que actúe como pegamento.

Utensilios

Maridaje

Historia

La tradición de Halloween se remonta a la fiesta celta conocida como Samhain. Se creía que durante esa noche los muertos vagaban entre los vivos y debían mantenerse alejados con hogueras y farolillos hechos con nabos; los cuales, al llegar la fiesta a Estados Unidos, serían sustituidos por las calabazas. Mientras tanto, los niños recorrían todos los hogares recogiendo ofrendas para los druidas. Costumbre que hoy se traduce como la tradición de "truco o trato", en las que los niños piden caramelos y dulces de puerta en puerta.