Risotto de calabacín y champiñones, el famoso arroz cremoso italiano ¡paso a paso! (sin mantequilla)

Disfruta de una versión más ligera del risotto italiano tradicional con calabacín, champiñones y queso parmesano



4px
1h 10m


4px
1h 10m


Cremoso e irresistible, el risotto es uno de los platos de arroz más populares alrededor del Mundo. De origen italiano, este tipo de plato se caracteriza por su textura inigualable y un sabor único que siempre va acompañado por el clásico queso parmesano.

En esta receta nos alejamos un poquito de la elaboración más tradicional para sorprenderos con una versión más light. Hacemos nuestro risotto sin mantequilla. Un ingrediente que suele añadirse al final de la elaboración junto con el queso para fundirse con el arroz y favorecer la textura de la que hablábamos. Pero os aseguramos que, sin ella, ¡nuestro risotto no tiene nada que envidiar al original! 

Acompañamos nuestro risotto con sabroso calabacín pochado a fuego suave y ricos champiñones salteados. Una combinación de sabores insuperable que os aseguramos, no os podéis perder. 

¿Es la primera vez que preparáis un risotto? ¡No os preocupéis! Es mucho más sencillo de lo que parece.

Comienza por elegir un tipo de arroz apropiado. Nosotros nos quedamos con el arroz para risotto Scotti Arborio, considerado uno de los mejores arroces italianos para estas recetas. Esto será una gran ventaja ya que su cantidad de almidón y tipo de cocción nos facilitará mucho conseguir el resultado que buscamos. 

Luego, el truco está en añadir el caldo de forma adecuada. Es decir, poco a poco y removiendo mucho. En el paso a paso os explicamos cómo hacerlo y los tiempos que necesita para estar en su punto. 

 

No os lo perdáis. Os animamos a probar este sabroso plato de risotto de calabacín con champiñones y que descubráis una nueva receta ¡que se convertirá en todo un imprescindible! 

Autor: Cocinatis

Video

Ingredientes

Alérgenos

Leche

Leche

Dióxido de azufre y sulfitos

Dióxido de azufre y sulfitos

Elaboración

Prepara los ingredientes:

Pela y pica la cebolla finamente. Corta el calabacín en rodajas no muy finas. Limpia los champiñones, seca con papel de cocina y lamínalos. Trocea los dientes de ajo y las hojas de perejil fresco.

En una cazuela, añade un poco de aceite y cuando esté caliente, rehoga la cebolla picada. Cuando comience a transparentarse, agrega el calabacín y pocha unos 5 minutos. Salpimienta al gusto.

En otra sartén, calienta un poco de aceite, dora los ajos junto con el perejil y saltea los champiñones con una pizca de sal.

Cuando estén listos los champiñones, añádelos a la cazuela con el calabacín. Corrige el punto de sal y mezcla bien. Dora todos los ingredientes.

 

Para hacer el arroz: 

Tuesta los granos del arroz para risotto de Scotti Arborio en una sartén, unos 5 minutos, sin dejar de remover suavemente.

Agrega el arroz a la cazuela y mezcla bien para que absorba el sabor de los demás ingredientes. Riega con el vino blanco y calienta un par de minutos para evaporar el alcohol.

Añade el primer cazo de caldo caliente y remueve. No añadas el siguiente cazo hasta que se haya absorbido el anterior.

Para añadir el azafrán al arroz, primero disuélvelo en un poco de caldo caliente. Una vez en la cazuela, mezcla bien para integrarlo con los demás ingredientes.

Agrega el queso parmesano a la cazuela y remueve hasta fundirlo con los demás sabores. Sigue añadiendo el caldo poco a poco, a cazos. Recuerda remover constantemente y asegurar que la textura sea cremosa antes de añadir el siguiente cazo de caldo. En total cocemos el arroz entre 15 y 18 minutos.

Sirve el risotto de calabacín y champiñones caliente y espolvorea queso parmesano por encima para decorarlo. ¡A disfrutar!

Paso a paso

Ingredientes

1

Pela y pica la cebolla. Corta el calabacín en rodajas. Lamina los champiñones. Trocea los dientes de ajo y las hojas de perejil.

Paso 1

2

En una cazuela, rehoga la cebolla. Cuando comience a transparentarse, agrega el calabacín, salpimienta y pocha 5 minutos.

Paso 2

3

En otra sartén, dora los ajos junto con el perejil y saltea los champiñones con una pizca de sal. Cuando estén listos, añádelos a la cazuela con el calabacín. Mezcla y dora todos los ingredientes.

Paso 3

4

Tuesta los granos del arroz para risotto de Scotti Arborio en una sartén, unos 5 minutos, sin dejar de remover. Agrégalo a la cazuela y mezcla. Riega con el vino blanco y cocina 2 minutos.

Paso 4

5

Añade el primer cazo de caldo caliente y remueve. No añadas el siguiente cazo hasta que se haya absorbido el anterior. Disuelve el azafrán en el siguiente cazo de caldo e incorpora al arroz.

Paso 5

6

Agrega el queso parmesano y funde con los demás ingredientes. Sigue añadiendo el caldo a cazos removiendo constantemente. En total cocemos el arroz entre 15 y 18 minutos.

Paso 6

7

Sirve el risotto de calabacín y champiñones caliente y espolvorea queso parmesano por encima para decorarlo. ¡A disfrutar!

Paso 7

Consejos y trucos

3 claves imprescindibles para hacer el risotto perfecto

Hacer un buen risotto, si es la primera vez, no es tarea fácil, ¡pero no os preocupéis! Con estos tres truquitos seguro que os sale perfecto:

  1. Añade siempre el caldo poco a poco ¡y remueve sin descanso! Es muy importante añadir el caldo (siempre caliente) muy poco a poco. A cazos y asegurándonos de remover bien hasta que se absorba el caldo antes de añadir un nuevo cazo.

    De esta manera, hacemos que el almidón del grano salga lentamente para dar esa cremosidad tan característica al arroz.

  2. Corta la cocción a tiempo: Un truquito muy fácil es añadir una gotita de vinagre cuando ya esté listo el risotto.

    Así conseguimos que la cocción del arroz se corte y se potencie el sabor de nuestro plato.

  3. ¡No todos los arroces valen! Es muy importante escoger el arroz adecuado.

    Los mejores arroces para este tipo de platos son finos y de grano largo. Otros tipos, como el bomba, no son adecuados al soltar demasiado almidón, haciendo que nuestro plato quedase pastoso en lugar de cremoso. 

¿Por qué es importante añadir el caldo caliente?

Cuando cocemos arroz el caldo siempre debe ir caliente, ya que, en caso de añadir el caldo frío, la cocción se corta y los granos de arroz se abren estropeando el resultado final de nuestro plato.

No importa si lo añadimos sobre el sofrito o una vez incorporado el arroz, en ambos casos debemos procurar que el caldo esté bien caliente.

Y una vez hemos comenzado con la cocción, la potencia no debe ser excesivamente alta, ya que en tal caso el líquido se evaporará demasiado rápido.

Utensilios