Natillas caseras, ¡la receta tradicional de manera facilísima!

Prepara paso a paso las populares natillas de vainilla y huevo, ¡tal y como las hacían nuestras abuelas!



4px
4h 30m


4px
4h 30m


¿Qué te parece si preparamos unas natillas caseras? Las tradicionales son fabulosas y además, ¡facilísimas de preparar

Te enseñamos paso a paso cómo hacer las natillas más populares, tal y como las hacían nuestras abuelas, ¡a lo tradicional! Su sabor a canela y limón es delicioso y su textura cremosa hace que cada cucharada sea irresistible. ¡Toma nota y sorprende con un postre de rechupete!

Tiempo de elaboración: 30 minutos

Tiempo total: 4 horas y 40 minutos, teniendo en cuenta que la leche tiene que infusionarse durante 10 minutos y las natillas deberán reposar 4 horas en el frigorífico antes de servir. 

Además, si os ha gustado esta receta, no os perdáis las natillas de chocolate porque ¡serán un capricho muy goloso! E incluso, también os recomendamos unas natillas sin huevo ideales para veganos

Autor: Cocinatis

Video

Ingredientes

Energía

241.0 kcal

12,05%

Proteína

7.0 g.

9,33%

Hidratos

29.0 g.

10,55%

Azúcares

25.0 g.

50,0%

Grasa total

11.0 g.

14,07%

Grasa saturada

5.0 g.

27,34%

Grasa polininsat.

1.0 g.

9,09%

Grasa monoinsat.

5.0 g.

11,36%

Colesterol

240.0 mg.

80,0%

Fibra

1.0 g.

3,33%

Sal

0.21 g.

4,2%

Sodio

0.082 g.

4,1%

Calcio

183.0 mg.

15,25%

Iodo

32.0 mcg.

21,33%

Hierro

1.0 mg.

10.0-5.56%

Alérgenos

Cereales

Cereales

Huevos

Huevos

Leche

Leche

Gluten

Gluten

Suscríbete y recibe cada semana las mejores ideas y recetas

Elaboración

Separa las yemas de las claras y reserva las yemas. Pela y reserva también la piel del limón sin la parte blanca.

En un bol añade un poco de leche y disuelve la maicena en ella. Agrega las yemas y el azúcar y bate con las varillas.

En un cazo añade el resto de la leche junto con la rama de canela y la piel de limón. Calienta hasta que rompa a hervir y retira del fuego. Deja que repose unos 10 minutos con la tapa puesta para infusionar la leche.

Pasa la leche infusionada por un colador para retirar el limón y la rama de canela y añádela al bol de los huevos batidos. Mezcla con las varillas.

Pasa la mezcla a un cazo al fuego y sin dejar de remover, cocina hasta que espese un poco. Ten en cuenta que al enfriarse, se espesará más.

Reparte las natillas en los recipientes para servir y deja reposar 4 horas en el frigorífico.

Sirve las natillas tradicionales y espolvorea canela en polvo por encima.

Paso a paso

Ingredientes

1

Reserva las yemas de los huevos separadas de la clara.

Paso 1

2

Disuelve la maicena con un poco de leche en un bol. 

Paso 2

3

Agrega las yemas y el azúcar y bate con las varillas.

Paso 3

4

En un cazo añade el resto de la leche junto con la rama de canela y la piel de limón. Calienta hasta que rompa a hervir y retira del fuego dejando que repose unos 10 minutos con la tapa puesta.

Paso 4

5

Pasa la leche infusionada por un colador y añádela al bol de los huevos batidos. Mezcla con las varillas.

Paso 5

6

Pasa la mezcla a un cazo al fuego y sin dejar de remover, cocina hasta que espese un poco. Luego reparte las natillas en los recipientes individuales y deja reposar 4 horas en el frigorífico.

Paso 6

7

Sirve las natillas tradicionales y espolvorea canela en polvo por encima.

Paso 7

Consejos y trucos

Evita la parte blanca del limón

Al rallar la piel de limón, procura no añadir nada de la parte blanca ya que es la más amarga y podría estropear el resultado final de la receta.

¿Qué sucede si no tapo la leche para infusionar?

¡Tranquilo!No hay problema, no es obligatorio tapar el cazo. No obstante, sí te lo recomendamos para conseguir que infusione más rápido y mejor

¿Se puede poner la galleta debajo?

¡Por supuesto! Si pones la galleta en la base del recipiente y luego añades la natilla por encima, ¡estará igual de deliciosa! E incluso, la galleta estará más jugosa

Utensilios

Historia

Según algunas teorías, el origen de las natillas se remonta en conventos europeos durante la Edad Media donde se buscaba un plato dulce, de bajo coste y con una alta riqueza de alimentos (huevos, leche y azúcar). Por tanto, dado que contenía grasas animales y proteínas, se convirtió en un dulce nutritivo perfecto muy fácil de elaborar. No obstante, no es la única teoría sobre su origen, ya que también se piensa que pudieron nacer en Francia durante la época del Renacimiento.