Mousse de cacahuete o maní ¡sin huevo! (postre fácil) | Cocinatis

Mousse de cacahuete o maní, fácil y muy cremoso (sin huevo)

Receta de mousse de maní

Mousse de cacahuete o maní, fácil y muy cremoso (sin huevo)


4px
20m


4px
20m


Con su textura fina y esponjosa, os enseñamos cómo hacer un delicioso mousse de maní ¡sin huevo! Con base de nata y mantequilla de cacahuete conseguimos un resultado espumoso, muy parecido al mousse original, que estamos seguros ¡de que os encantará!

Hacerlo nos llevará apenas 20 minutos, aunque para conseguir su mejor versión y el mousse adopte esa textura tan especial, deberemos tener un poquito de paciencia y respetar las 5 horas que requiere la receta de reposo. ¡El resultado merece la pena! 

En la receta tradicional de mousse, la textura aireada con las burbujas en la masa se consigue batiendo las claras de huevo hasta punto de nieve. Si recurrís a este método, tened presente que el huevo se incluye en la receta sin cocinar, así que es muy importante que vayan pasteurizados. Podéis comprarlos así en el supermercado o, en caso de no encontrarlos, podéis pasteurizar los huevos en casa, aunque no nos aseguramos la misma eficacia que en los comerciales. 

El mousse es una elaboración muy versátil que se puede preparar tanto para platos dulces como para platos salados. El más popular de todos es el mousse de chocolate, en el cual nos inspiramos para hacer su versión de mousse de chocolate blanco

Pero existen otras muchas recetas como los mousse de frutas, entre los cuales encontramos el mousse de melocotón de temporada o el clásico mousse de limón que tanto nos gusta después de una comida copiosa. Y entre los mousse más originales, ¡el de turrón! Que no dudamos en aprovechar en la tarta de mousse de turrón con el que siempre triunfamos sirviéndolo como postre de Navidad

Autor: Cocinatis

Vídeo receta

Ingredientes

  • 300 mililitros de nata para montar
  • 40 gramos de azúcar glas
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • cacahuetes (para decorar)
  • pepita de chocolate (para decorar)

Valor nutricional (*por ración)

Energía

569.0 kcal

28,45%

Proteína

13.0 g.

17,33%

Hidratos

22.0 g.

8,0%

Azúcares

21.0 g.

42,0%

Grasa total

48.0 g.

61,41%

Grasa saturada

22.0 g.

120,31%

Grasa polininsat.

6.0 g.

54,55%

Grasa monoinsat.

19.0 g.

43,18%

Colesterol

64.0 mg.

21,33%

Fibra

3.0 g.

10,0%

Sal

0.33 g.

6,6%

Sodio

0.132 g.

6,6%

Calcio

88.0 mg.

7,33%

Iodo

6.0 mcg.

4,0%

Hierro

1.0 mg.

10.0-5.56%

Alérgenos

Cacahuetes

Cacahuetes

Leche

Leche

Gluten

Gluten

Suscríbete y recibe cada semana las mejores ideas y recetas

Elaboración

Hacer este mousse de maní o cacahuete tan original es muy sencillo.

Comienza por añadir en un bol la nata líquida, el azúcar glas y el extracto de vainilla. Monta con ayuda de la batidora de varillas eléctricas. Sabrás que está en su punto cuando al levantar la batidora se formen picos rígidos. ¡Cuidado con no montarla de más!

Agrega al bol la crema de cacahuete a temperatura ambiente y mezcla bien con la batidora de varillas hasta que quede totalmente integrada con la nata.

Pasa la masa del mousse a una manga pastelera y deja que repose en el frigorífico durante 1 hora.

Pasado este tiempo, rellena los vasitos o recipientes donde vayas a servir el mousse.

  • Utiliza boquillas estrelladas de la manga pastelera para darle volumen y forma al mousse.

Vuelve a introducir el mousse de cacahuete, esta vez ya en los vasitos, en el frigorífico durante 4 horas más.

Justo antes de servir, decora el mousse con cacahuetes (enteros o triturados) y unas dulces pepitas de chocolate por encima, ¡veréis que rica queda la combinación del fruto seco con el chocolate!

Sirve el mousse de cacahuete y sorprende a todos con un postre irresistiblemente cremoso y suave de sabor espectacular. ¡No habrá quién se resista!

También puedes acompañarlo con cacao en polvo, con caramelo o dulce de leche. Incluso puedes combinarlo con una buena mermelada casera. ¡Riquísimo en todas sus versiones! Con barquillo queda genial y si combináis este último con chocolate y algunas rodajas de plátano, ¡el resultado será insuperable!

Paso a paso

Ingredientes

1

Añade en un bol la nata líquida, el azúcar glas y el extracto de vainilla. Monta con ayuda de la batidora de varillas.

Paso 1

2

Agrega la crema de cacahuete a temperatura ambiente y mezcla bien con la batidora de varillas.

Paso 2

3

Pasa el mousse a una manga pastelera y deja reposar en la nevera 1 hora.

Paso 3

4

Rellena los vasitos o recipientes donde vayas a servir el mousse.

Paso 4

5

Vuelve a introducir en la nevera 4 horas más.

Paso 5

6

Justo antes de servir, decora con cacahuetes, chocolate, barquillo, plátano… ¡a vuestro gusto!

Paso 6

7

Sirve el mousse de cacahuete y sorprende a todos con un postre irresistiblemente cremoso y suave de sabor espectacular. ¡No habrá quién se resista!

Paso 7

Consejos y trucos

Con qué acompañar el mousse de cacahuete

Puedes añadir a la masa de mousse pepitas de chocolate, cacahuetes troceados u otro fruto seco para darle un toque más original todavía.

Un truco sencillo, pero que lo hace totalmente irresistible, es añadir a la masa del mousse barquillo troceado. Esos pequeños trozos le darán una textura única y deliciosa al postre, os lo aseguramos.

También podéis acompañarlo por fruta fresca. El cacahuete va genial con el plátano y si ya lo combináis con un poco de chocolate, ¡el resultado es insuperable! 

¿Qué es un mousse en cocina?

La palabra "mousse" se traduce del francés literalmente como "espuma" y es que de eso trata este postre. De una sensación de que estamos comiendo un postre de textura espumosa, suave y aireada

El mousse es uno de los postres más populares que nos ha dejado Francia junto con sus famosos crepes y croissants

La textura única del mousse tradicional se consigue al batir muy bien las claras de huevo hasta punto de nieve. Es este merengue el que le da esas burbujas diminutas al mousse y la textura espumosa de la que os hablábamos. En nuestro caso, la conseguimos montando la nata. 

Utensilios

Historia

¿Dónde se originó el mousse?

Para conocer el origen de este postre, tenemos que remontarnos a la Francia del siglo XVIII, donde se menciona por primera vez el mousse en un recetario del cocinero francés Menom. Ya en aquel entonces se daban a conocer tres tipos de mousse: el mousse de chocolate, el de café y el de azafrán.

Aun así, su origen no es realmente conocido y existen varias teorías y anécdotas entorno a él. 

Una de ellas señala directamente a España, a la cuidad de Astorga, concretamente, durante la visita de un emperador francés a su ejército. 

Esta versión sobre cómo se originó el mousse, cuenta que, con objeto de impresionar a dicho emperador, el cocinero mayor del ejército recurrió al artesano chocolatero español, Manuel Cordero, para que preparase su famosa espuma de chocolate y así lo hizo. 

El emperador quedó tan impresionado, que no dudó en su vuelta en llevarse tanto al chocolatero como a su familia a Francia, donde el postre también triunfó por su suavidad y aroma. Se adaptó a la gastronomía francesa y pronto se convirtió en uno de los postres más famosos del País que cruzarían fronteras.