Gambas al ajillo, una receta sana y ligera ¡con toque picante!

Prepara la clásica tapa de gambas al ajillo y disfruta de la receta en su mejor versión con el irresistible toque de la guindilla



4px
15m


4px
15m


Las gambas al ajillo son una de las tapas más populares y fáciles de preparar de nuestra gastronomia. Su sencillez os soprenderá y estamos seguros que se convertirá en uno de vuestros grandes imprescindibles para cuando no tenéis tiempo para cocinar y no queréis renunciar a comer sano y rico. ¿Os la váis a perder? 

En esta sencilla receta os enseñamos cómo preparar unas sabrosas gambas al ajillo con el toque picante de la guindilla. Hacerlas es tan fácil como rápido, ya que solo necesitaremos las gambas, ajo fresco y un par de especias para darle ese sabor único que tanto nos gusta. 

Si no sois amantes del picante ¡no os preocupéis! Es tan sencillo como prescindir de la guindilla o añadirla en menor cantidad. 

A nosotros nos encanta disfrutar de esta receta como una cena sana y ligera, pero también resulta perfecta para sorprender en ocasiones especiales como Navidad al servirlas como un entrante de marisco que nunca falla. 

Hacerlas solo nos llevará ¡15 minutos! Y si buscáis recetas como esta, rápidas, sencillas y saludables, os recomendamos que no os perdáis cómo hacer las clásicas gulas al ajillo, el salpicón de pulpo o los mejillones al vapor. ¡Tres platos que nunca fallan y tendremos listos en menos de 30 minutos! 

¿Os apuntáis a la cocina sana? Toma nota y descubre, paso a paso, como se hacen las gambas al ajillo. 

Autor: Cocinatis

Video

Ingredientes

  • 1 kilo de gambas frescas
  • 12 ajo
  • 1 guindilla
  • 20 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta negra
  • perejil picado

Energía

578.0 kcal

28,9%

Proteína

25.0 g.

33,33%

Hidratos

2.0 g.

0,73%

Azúcares

1.9 g.

3,8%

Grasa total

52.0 g.

66,52%

Grasa saturada

7.0 g.

38,28%

Grasa polininsat.

6.0 g.

54,55%

Grasa monoinsat.

37.0 g.

84,09%

Colesterol

176.0 mg.

58,67%

Fibra

0.0 g.

0,0%

Sal

5.66 g.

113,2%

Sodio

2.263 g.

113,15%

Calcio

178.0 mg.

14,83%

Iodo

37.0 mcg.

24,67%

Hierro

2.0 mg.

20.0-11.11%

Alérgenos

Crustáceos

Crustáceos

Suscríbete y recibe cada semana las mejores ideas y recetas

Elaboración

Limpia las gambas y retírales la cabeza, la cola y el intestino. Seca las gambas con suaves golpes utilizando papel absorbente. Sazona con sal y reserva.
 
Pela los dientes de ajo y pícalos finamente. Si prefieres que quede muy fino, puedes ayudarte de una picadora.  
 
Pon aceite en una cazuela o sartén a fuego medio-bajo y cuando esté caliente, añade la guindilla entera y los ajos laminados. 
 
Cuando el ajo empiece a dorarse, añade las gambas bien escurridas. Salpimienta al gusto, remueve y sube el fuego. Las gambas empezarán a soltar su caldo y comenzará a emulsionar. Remueve de vez en cuando para evitar que se queme. 
 
Sirve las gambas al ajillo, añade el perejil fresco picado por encima ¡y listo! A disfrutar ;)

Paso a paso

1

Pela las gambas retirandole la cabeza, la cáscara de la cola y el intestino.

Paso 1

2

Pela los dientes de ajo y pícalos finamente. 

Paso 2

3

Sofríe la guindilla entera y los ajos laminados en una cazuela baja o sartén. 

Paso 3

4

Añade las gambas y salpimienta al gusto. Cocina removiendo de vez en cuando. 

Paso 4

5

Sirve las gambas al ajillo y decora con perejil. 

Paso 5

Consejos y trucos

Gambas al ajillo sin guindilla: 

Si no te gusta mucho el picante, puedes rebajarlo utilizando menos pimienta de cayena o sustituyéndolas por una guindilla de sabor más suave.

Incluso podéis prescindir de este ingrediente en la receta y disfrutarlo en su versión más suave. 

¿Cómo evitar que el ajo se queme? 

Al picar finamente el ajo es sencillo que se nos queme en la sartén. Para evitarlo, una vez dorados, podemos retirarlos de la sartén antes de añadir las gambas y una vez estén éstas hechas, los devolvemos a añadir. 

Pelar ajos con agua:

Para pelar los ajos más fácilmente, un sencillo truco es el dejarlos a remojo desde el día anterior. De esta manera podremos retirar la capa exterior muchísimo más fácil que de otra forma. 

¡Aprovecha para hacer un caldo casero! 

No tires las cabezas y cáscaras de las gambas. Puedes utilizarlas para preparar un caldo de pescado o fumet.

Será perfecto como base de un plato de arroz con marisco o una salsa casera para pescado, como la clásica salsa verde

(Ver más)

Otras ideas de recetas con gambas: 

Las gambas nos encantan por su versatilidad en la cocina y su sencillez a la hora de cocinarlas. Un ingredientes sano y bajo en grasas ¡que se adapta a cualquier temporada del año! 

Para los días de calor, os proponemos probar en añadir gambas a vuestras ensaladas. Veréis que ricas quedan junto con el aguacate en estas dos propuestas: 

Si buscáis algo fresco y original, tampoco os podéis perder los espaguetis de calabacín y gambas. ¡Riquísimos salteados en la sartén! 

Y para cuando apetece un buen plato caliente, ¿qué nos decís de estas dos recetas?

Utensilios