Croquetas de calabacín ¡descubre cómo hacer una bechamel perfecta y un rebozado crujiente!

Una receta fácil y muy sabrosa de croquetas de calabacín con todas las claves para hacer la bechamel y el rebozado perfectos



4px
40m


4px
40m


Las croquetas caseras son el aperitivo perfecto que nunca falla. En esta original versión, os enseñamos cómo hacer croquetas ¡de calabacín! No os perdáis detalle, porque os explicamos cómo hacer la bechamel perfecta sin grumos y cómo preparar las croquetas para que queden extra crujientes. 

Sabemos que las croquetas de jamón y las croquetas de pollo siempre serán los grandes favoritos de muchos, pero este aperitivo nos da tantas opciones ¡que no nos podemos resistir a probar todas! 

Queriendo preparar unas croquetas innovadoras hemos recurrido a un acierto seguro. El calabacín es tan versatil como la masa de las croquetas, y es que, lo podemos preparar de muchísimas maneras diferentes. Bien pochadito en combinación con la cebolla en una bechamel suave queda riquísimo. La empanamos con un doble rebozado para conseguir unas croquetas crujientes ¡y a disfrutar! 

Si querés añadirle un extra de sabor a esta receta, siempre podéis añadir al calabacín ingredientes como queso, cebolla caramelizada, bacon, jamón o, incluso, atún ¡quedan buenísimas! 

 

Tiempo de preparación: 40 minutos. 

Tiempo total (con reposo): 8 horas. Tened en cuenta que la masa de las croquetas debe reposar en el frigorífico de un día para otro antes de poder darles forma y freír las croquetas. 

 

Autor: Cocinatis

Video

Ingredientes

  • 500 gramos de calabacín en dados (con o sin piel)
  • 100 gramos de cebollas
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • sal
  • aceite de girasol para freír

Para hacer la bechamel de las croquetas:

  • 100 gramos de harina
  • pimienta negra molida
  • 500 mililitros de leche
  • 20 gramos de mantequilla
  • 30 gramos de aceite de oliva virgen extra
  • nuez moscada (al gusto)

Para el rebozado de las croquetas:

  • harina
  • 2 huevos
  • pan rallado

Alérgenos

Cereales

Cereales

Huevos

Huevos

Leche

Leche

Gluten

Gluten

Suscríbete y recibe cada semana las mejores ideas y recetas

Elaboración

Pica la cebolla y los dientes de ajo.

Funde la mantequilla en una sartén con los 30 gramos de aceite y sofríe la cebolla y los dientes de ajo picados. Cuando comiencen a dorarse, agrega el calabacín en dados junto con el ajo en polvo. Salpimienta al gusto, remueve bien y deja guisar unos 10 minutos, removiendo de vez en cuando para evitar que se queme.

Para hacer la bechamel, añade la harina poco a poco y sofríe un par de minutos removiendo. Agrega la leche, la sal, la pimienta y la nuez moscada al gusto. Cocina unos 10 minutos sin dejar de remover hasta que espese. Cuando la masa se despegue de la sartén al removerla, ya estará lista.

Extiende la masa de las croquetas en una fuente ancha y deja templar a temperatura ambiente. Tapa con papel film y deja reposar en la nevera de un día para otro.

Corta la masa en porciones y dales la forma ovalada típica de las croquetas. También puedes hacerlas redondas.

Para rebozarlas, pasa las croquetas por harina, luego por huevo batido y por último, por el pan rallado. Para un resultado más crujiente todavía haz un doble rebozado. Una vez pasadas por los tres ingredientes, vuelve a pasar las croquetas una segunda vez por el huevo y por el pan rallado. 

Fríe en una sartén o cazo con abundante aceite hasta que estén bien doradas. Retira sobre un plato con papel absorbente para quitar el exceso de grasa ¡y listo!

Sirve las croquetas de calabacín y disfruta de la popular tapa en una de sus versiones más sabrosas y originales.

Paso a paso

Ingredientes

1

Funde la mantequilla en una sartén con el aceite y sofríe la cebolla y el ajo picados. Agrega el calabacín en dados y el ajo en polvo. Salpimienta y guisa 10 minutos, removiendo de vez en cuando.

Paso 1

2

Añade la harina y sofríe 2 minutos removiendo. Agrega la leche, sal, pimienta y nuez moscada. Cocina 10 minutos sin dejar de remover. Cuando la masa se despegue de la sartén, ya estará lista.

Paso 2

3

Extiende la masa de las croquetas en una fuente y deja templar. Tapa con papel film y deja reposar en la nevera de un día para otro.

Paso 3

4

Corta la masa en porciones y dales forma ovalada. Para rebozarlas, pasa las croquetas por harina, huevo batido y pan rallado. En este orden.

Paso 4

5

Fríe en abundante aceite y retíralas sobre un plato con papel absorbente.

Paso 5

6

Sirve las croquetas de calabacín y sorprende a todos con una versión original y sabrosa de la receta más tradicional.

Paso 6

Consejos y trucos

Bechamel para croquetas:

Hacer una bechamel suave y cremosa es muy fácil si sabemos cómo. Si la receta se os complica y siempre os queda con grumos, demasiado espesa o insípida, ¡tomad nota! Porque estos trucos para hacer la bechamel perfecta os interesarán: 

La harina y la leche 

Comenzando por la harina, os recomendamos tamizarla para favorecer que quede más fina. Una vez en la sartén, cocinadla bien antes de añadir la leche, con cuidado de que no se queme. Aunque parezca algo básico, es importante para evitar los grumos.

Siguiendo con la leche, os recomendamos templarla un poco antes de añadirla a la sartén. El contraste de la leche fría del frigorífico es demasiado brusco y facilita la aparición de grumos.

La importancia de los utensilios adecuados

Para preparar en su punto la bechamel, es mucho más sencillo si utilizamos las varillas a otro tipo de utensilio.

Podemos remover, en esta ocasión, el calabacín y la harina con una cuchara de madera, pero para espesar la bechamel y deshacer los grumos, las varillas serán nuestra mejor opción.

¡Intensifica su sabor!

Uno de los fallos más comunes es añadir el calabacín (o el ingrediente que agreguemos a nuestras croquetas) una vez tenemos lista la bechamel.  

Es mejor freír un par de minutos el ingrediente antes de añadir la harina y la leche para que suelte más sabor y luego combine con la bechamel. De esta manera, no se perderá el sabor en la bechamel, sino que será parte de la base de ésta. 

Cómo hacer croquetas crujientes 

Para conseguir que las croquetas queden más crujientes todavía ¡haz un doble rebozado! 

Es muy sencillo, pásalas a la hora de rebozarlas dos veces por harina y huevo. Es decir, sería en este orden: harina, huevo, pan rallado, huevo y pan rallado. 

Si os apetece innovar un poco, también podéis animaros con el panko, el popular pan rallado japonés. El cual nos saca de la receta tradicional de las croquetas, pero el resultado merece la pena probarlo. ;)

(Ver más)

¡Más recetas de croquetas! 

Si os ha gusta este receta de croquetas fáciles, no os podéis perder estas cuatro propuestas. 

Croquetas de jamón, las tradicionales

El gran clásico que nunca puede faltar. Junto con las croquetas de pollo, estas siguen siendo las favoritas de muchos y no es para menos. Su intenso sabor es un acierto seguro. 

Croquetas de jamón receta

VER LA RECETA DE CROQUETAS DE JAMÓN

 

Croquetas de setas para otoño

En su versión más otoñal, os proponemos hacer estas croquetas originales con base de setas y ¡una bechamel vegana

Croquetas de setas

VER LA RECETA DE CROQUETAS DE SETAS

 

Croquetas de queso líquidas ¡para sorpreder!

En esta receta os enseñamos cómo hacer la masa de las croquetas para que queden con esta textura tan especial. Una explosión de sabor al que no habrá quién se resista. 

Croquetas de queso líquidas

VER LA RECETA DE CROQUETAS DE QUESO LÍQUIDAS

 

Croquetas de bernejena ¡fácil y cremosas! 

En esta versión tan sabrosa, os animamos a probar una bechamel algo diferente en la que potenciamos su sabor añadiendo ¡caldo de pollo! 

Croquetas de berenjena

VER LA RECETA DE CROQUETAS DE BERENJENA

 

Croquetas de bacalao y patata (sin bechamel) 

Muy populares durante Semana Santa y la Cuaresma, estas curiosas croquetas nos encantan por su sencillez. Sin bechamel, son perfectas para los principiantes en la cocina. 

Croquetas de bacalao y patata

VER LA RECETA DE CROQUETAS DE BACALAO

 

Utensilios