Cómo hacer AJOBLANCO, la sopa fría de Andalucía | Cocinatis

Receta de ajoblanco, la sopa fría andaluza

Una sopa fría típica de Andalucía que suele acompañarse con uvas

Receta de ajoblanco, la sopa fría andaluza


4px
15m


4px
15m


Cómo parte de las cremas frías de más éxito del verano, ¡hoy os enseñamos a hacer la receta de ajoblanco! Una sopa fría andaluza conocida también como ahoblanco o sopa de ajos anadaluza que siempre triunfa en los meses de verano.

Esta crema fría es elaborada tradicionalmente con base de pan, ajo y almendras y a diferencia de las populares sopas de gazpacho andaluz y el salmorejo, no ncluye el tomate entre sus ingredientes. Asimismo, junto con estas dos cremas frías, la sopa de ajo andaluza siempre triunfa en los meses de más calor, llegando a ser un imprescindible en muchos hogares. 

De hecho, el ajoblanco es considerado como la receta que da origen al gazpacho tradicional que hoy  todos conocemos. Con una combinación humilde de ingredientes, se añadiría el tomate tras su llegada desde América a la receta de ajoblanco para dar paso al famoso gazpacho. 

Como cuirosidad, la crema de ajoblanco suele ser acompañada ¡con uvas y melón! Al servirla, normalmente, podremos verla decorada con unas gotitas de aceite, uvas blancas y hasta melón. Una combinación fresca y muy veraniega que nos encanta en su contraste de sabores. 

Disfruta de un delicioso ajoblanco, una receta típica de Andalucía y Extremadura con un resultado fresco y muy sabroso, ¡ideal para disfrutar como primer plato durante este verano! 

 

Autor: Cocinatis

Vídeo receta

Ingredientes

  • 150 gramos de miga de pan
  • 500 mililitros de agua
  • 100 gramos de almendras crudas
  • 1 diente de ajo
  • aceite de oliva
  • 30 mililitros de vinagre de jerez
  • sal

Valor nutricional (*por ración)

Energía

413.0 kcal

20,65%

Proteína

8.0 g.

10,67%

Hidratos

19.0 g.

6,91%

Azúcares

2.0 g.

4,0%

Grasa total

34.0 g.

43,5%

Grasa saturada

4.0 g.

21,88%

Grasa polininsat.

5.0 g.

45,45%

Grasa monoinsat.

25.0 g.

56,82%

Colesterol

0.0 mg.

0,0%

Fibra

5.0 g.

16,67%

Sal

1.48 g.

29,6%

Sodio

0.593 g.

29,65%

Calcio

90.0 mg.

7,5%

Iodo

2.0 mcg.

1,33%

Hierro

2.0 mg.

20.0-11.11%

Alérgenos

Frutos de cáscara

Frutos de cáscara

Cereales

Cereales

Suscríbete y recibe cada semana las mejores ideas y recetas

Elaboración

Hacer la tradicional receta de ajoblanco ¡es tan sencillo como rápido! 

Comienza por poner la miga de pan y el agua en un bol. Déjalo a remojo unos minutos para que empape bien. 

Una vez listo el pan, añádelo al vaso de la batidora con el agua del reposo incluida. Agrega también las almendras, el ajo, el vinagre y sal (al gusto). Pon la tapa a la batidora y para a triturar todo. 

Si la tapa de la batidora dispone de una pequeña abertura, no dejes de triturar y ve añadiendo el aceite de oliva poco a poco. En caso de no tenerla, añade el aceite igualmente, poco a poco, y sigue triturando. 

Tritura hasta obtener una crema suave y homogénea

  • Puedes servirla en el momento o, para disfrutarla en su mejor versión, lo mejor es guardar el ajoblanco en la nevera y dejarla enfriar durante unas cuantas horas. 

Sirve la sopa fría andaluza de ajoblanco bien fresquita. Acompáñala como tradicionalmente se viene haciendo con uvas blancas (peladas y sin semillas) o melón ¡y listo! A disfrutar de la mejor sopa de ajo andaluza. 

Paso a paso

Ingredientes

1

Pon a remojo el pan en el agua durante unos minutos, hasta que empape bien. 

Paso 1

2

En el vaso de la batidora añade la miga remojada con el agua incluida.

Paso 2

3

Agrega la almendras, el ajo, el vinagre y la sal. Tapa y tritura. 

Paso 3

4

Agrega aceite de oliva poco a poco y sigue triturando. 

Paso 4

5

Sirve la sopa fría andaluza de ajoblanco bien fresquita. Acompáñala con uvas blancas (peladas y sin semillas) o melón ¡y a disfrutar!

Paso 5

Consejos y trucos

Con qué acompañar el ajoblanco

El ajoblanco está más rico servido bien frío, por lo que siempre os recomendamos que los dejéis reposar unas horas en el frigorífico antes de servirlo. 

Una vez en el plato se añaden unas gotas o un chorrito fino de aceite sobre la crema y la acompañaremos con unas uvas blancas, ¡peladas y sin semillas para que sea más comodo!

También se puede acompañar por unos trocitos de melón. Si lo cortáis en bolitas utilizando un tallador de fruta os quedará relamente vistoso con una presentación, ¡de diez! 

Utensilios