Castañas asadas

Receta de otoño


Cocinatis Cocinatis

4px
30m


Prepara en casa de manera muy sencilla las tradicionales castañas asadas y disfrútalas en los días más fríos de otoño.

Ingredientes

  • 500 gramos de castañas
  • agua
  • sal (opcional)

Energía

145.0 kcal

7,25%

Proteína

3.0 g.

4,0%

Hidratos

30.0 g.

10,91%

Azúcares

10.0 g.

20,0%

Grasa total

2.0 g.

2,56%

Grasa saturada

0.0 g.

0,0%

Grasa polininsat.

1.0 g.

9,09%

Grasa monoinsat.

1.0 g.

2,27%

Colesterol

0.0 mg.

0,0%

Fibra

5.0 g.

16,67%

Sal

1.0 g.

20,0%

Sodio

0.401 g.

20,05%

Calcio

116.0 mg.

9,67%

Iodo

0.0 mcg.

0,0%

Hierro

4.0 mg.

40.0-22.22%

Alérgenos

Frutos de cáscara

Frutos de cáscara

Elaboración

Hazles un pequeño corte en la piel a las castañas con un cuchillo. Déjalas en un bol con agua, lávalas y escúrrelas.

Pon las castañas en una fuente apta para horno.

Hornea las castañas (con el horno precalentado) a 200ºC unos 20 minutos. Para comprobar que están hechas, pínchalas y si están tiernas, ya están listas.

Deja templar un poco las castañas para no quemarte y pélalas (mejor cuando aún están calientes). Pon las castañas asadas en una fuente y si lo deseas, sazona al gusto.

Sirve las castañas asadas calientes.

Paso a paso

Ingredientes

1

Hazles un pequeño corte en la piel a las castañas con un cuchillo. Déjalas en un bol con agua.

Paso 1

2

Pon las castañas escurridas en una fuente apta para horno y honéalas a 200ºC unos 20 minutos. Pínchalas y si están tiernas, ya están listas.

Paso 2

3

Deja templar un poco las castañas para  y pélalas cuando aún están calientes (si lo deseas, sazona al gusto).

Paso 3

4

Sirve las castañas asadas calientes.

Paso 4

Consejos y trucos

Puedes realizar el corte de las castañas en forma de cruz para facilitar la tarea de pelarlas una vez asadas.

Las castañas asadas pueden ser un buen complemento para ensaladas y otros platos, e incluso para comerlas como postre.

Puedes guardar las castañas asadas ya peladas en un recipiente hermético en el frigorífico.

Las castañas se pueden congelar tanto peladas como con cáscara sin perder sus propiedades. Si las congelas con cáscara, te recomendamos que les hagas un corte con el cuchillo. De este modo, cuando las saques del congelador, puedes asarlas en el horno directamente, sin tener que esperar a que se descongelen (sin el corte, pueden "reventar" en el horno). Congelar castañas es una buena opción para disfrutarlas todo el año. Solo tendrás que asarlas y estarán listas para comer.

Utensilios

Maridaje