Canelones de calabacín rellenos de langostinos y verduras, ¡una combinación de sabores insuperable!

Una espectacular receta de calabacín a la plancha relleno de sabrosas colas de langostinos al ajillo y verduras



2px
45m


2px
45m


Los canelones de calabacín son una vistosa y muy sabrosa versión de la clásica receta en la que sustituimos las habituales placas de pasta por esta hortaliza. Una receta que os sorprenderá y conquistará por partes iguales con su combinación de sabores. 

Preparamos un sabroso relleno con las colas de langostinos cocidas al ajillo de Aguinamar. El toque definitivo que le da un sabor realmente único y especial a la preparación. Combínalas con las verduras que más te gusten, pero como nosotros, os recomendamos utilizar verduras de sabor más suave para que el sabor de los langostinos destaque. 

Hacerlos es muy fácil y podemos jugar con los tamaños de estos para disfrutarlos como un plato principal o como un original entrante perfecto para cualquier celebración. Utilizando una sola lámina de calabacín, podemos hacer unos sabrosos bocados y sorprender con un aperitivo al que nadie podrá resistirse. ¡Sobre unas crujientes tostas de pan está buenísimo! 

También podéis acompañarlos por una bechamel floja y gratinarlos al horno, sin embargo, con el color que ofrece el calabacín junto con el relleno, lo mejor es que sirváis la bechamel en una fuente para que cada uno se sirva a su gusto. 

Os animamos a que probéis y descubráis esta deliciosa receta, que os aseguramos, ¡os conquistará y querréis repetir! 

Autor: Cocinatis

Video

Ingredientes

Alérgenos

Apio

Apio

Cereales

Cereales

Gluten

Gluten

Leche

Leche

Suscríbete y recibe cada semana las mejores ideas y recetas

Elaboración

Pica los dientes de ajo y la cebolleta finamente. Pela y corta la zanahoria y el calabacín en dados muy pequeños. Pica también el apio.

Pon una sartén al fugo con aceite y cuando esté caliente, añade el ajo y la cebolleta picada. Pocha todo removiendo casi continuamente, ya que al estar tan fino cortado es fácil que se queme. Cuando la cebolleta tome un color dorado, agrega la zanahoria y el apio. Sofríe e incorpora el calabacín en dados. Añade sal al gusto y rehoga unos 10 minutos, hasta que el calabacín se ablande.

Trocea las colas de langostinos al ajillo de Aguinamar y añádelas a la sartén. Remueve un par de minutos para integrar todos los sabores.

Para hacer la bechamel: Retira las verduras de la sartén y sin limpiarla para aprovechar el sabor de éstas, añade un poco más de aceite si fuera necesario. Comienza por añadir la harina y remueve un minuto (para quitarle el sabor a crudo). Vierte la nata y remueve sin parar hasta que comience a espesar.

Cuando obtengas una textura algo más espesa, añade las verduras que hemos retirado antes y mezcla bien durante unos pocos minutos para que los sabores se mezclen bien. Retira del fuego y reserva mientras preparamos los canelones.

Lamina el calabacín restante con ayuda de una mandolina para que queden ni muy gruesos, ni demasiado finos. Para ablandar el calabacín y poder dar forma a los calabacines, dóralos alrededor de 2 minutos por cada lado en una plancha.

Extiende tres láminas de calabacín una junto a otra para hacer un canelón. Añade un par de cucharadas en la parte central de éstos y coloca un par de hojitas de albahaca encima. Enrolla y cubre el relleno de langostinos con el calabacín. Repite el proceso con las láminas y el relleno restante.

Sirve los canelones de calabacín rellenos de verduras y langostinos y disfruta de una receta espectacular ¡que seguro querréis repetir!

Paso a paso

Ingredientes

1

Pica los dientes de ajo, la cebolleta y el apio. Pela y corta la zanahoria y el calabacín en dados.

Paso 1

2

Pocha el ajo y la cebolleta. Agrega la zanahoria y el apio. Sofríe e incorpora el calabacín en dados. Sazona y rehoga unos 10 minutos para ablandar el calabacín.

Paso 2

3

Trocea las colas de langostinos al ajillo de Aguinamar y añádelas a la sartén. Remueve 2 minutos para integrar todos los sabores.

Paso 3

4

Para hacer la bechamel, retira las verduras de la sartén y añade un poco más de aceite si fuera necesario. Añade la harina y cocina 1 minuto. Vierte la nata y remueve sin parar hasta que comience a espesar. Incorpora las verduras y mezcla. Retira del fuego y reserva.

Paso 4

5

Lamina el calabacín (ni muy grueso, ni demasiado finos). Para ablandar el calabacín, dóralo en la plancha 2 minutos por cada lado.

Paso 5

6

Extiende tres láminas de calabacín una junto a otra para hacer un canelón. Añade un par de cucharadas en la parte central de éstos y coloca un par de hojitas de albahaca encima. Cubre el relleno con el calabacín.

Paso 6

7

Sirve los canelones de calabacín rellenos de verduras y langostinos y disfruta de una receta espectacular ¡que seguro querréis repetir!

Paso 7

Consejos y trucos

Añade una bechamel por encima, queso ¡y gratina los canelones al horno!

Si quieres darle un toque extra de sabor a la receta, una idea sencilla y que nunca falla es añadirle una capa de bechamel y queso por encima.

Nosotros os recomendamos que probéis con alguna bechamel algo especial. Añadiendo un ingrediente extra a la receta tradicional, como puede ser un poco de puerro picado, o haciendo una versión más sabrosa utilizando coliflor como base

Podéis gratinarlo directamente al horno o para que quede más apetitoso todavía, podéis añadirle queso para gratinar por encima. Si buscáis una alternativa más sana, siempre podéis optar por añadir almendras picadas en lugar del queso, ¡os sorprenderá! 

Recordad que para potenciar el sabor de la bechamel siempre es recomendable freír primero los ingredientes y sobre los mismos preparar la harina y la leche, antes que prepararlos por separado para juntar los diferentes ingredientes después. De este modo, solo conseguimos que el sabor de las verduras, jamón u otros se pierda en la bechamel. 

Un entrante perfecto para cualquier celebración: 

Juega con la anchura de los canelones para hacer pequeños entrantes de bocado ¡que conquistarán a toda la familia!

Utilizando una sola lámina de calabacín, podemos hacer pequeños bocados para servir como entrantes. Solo deberemos tener cuidado de añadir una menor cantidad de relleno ¡y listo! 

Puedes cerrarlos utilizando un palillo y servirlos sobre unas crujientes tostas para darles un aire algo más informal. Os aseguramos que es un acierto seguro y que todo el Mundo querrá repetir. 

Utensilios