Aros de cebolla ¡muy crujientes! (receta fácil y rápida) | Cocinatis

Aros de cebolla, ¡extra crujientes! El aperitivo perfecto para acompañar con cualquier salsa

Preparamos unos crujientes aros de cebolla caseros para disfrutar como aperitivo junto con nuestras salsas favoritas

Aros de cebolla, ¡extra crujientes! El aperitivo perfecto para acompañar con cualquier salsa


6px
20m


6px
20m


¿Os encantan los aros de cebolla fritos? En esta receta os enseñamos a hacer los clásicos aros de cebolla caseros en la sartén, al horno o ¡en la freidora de aire! 

El aperitivo perfecto con un resultado irresistiblemente crujiente por fuera y muy jugoso por dentro. Nos encanta con cualquier tipo de salsa, pero también resultan ideales para disfrutarlos como guarnición de otros platos de comida rápida como hamburguesas o hot dogs. 

Es supercomún verlos en cualquier restaurante de comida rápida de cocina americana y os aseguramos que su versión casera también está buenísima. Al final de la receta os dejamos con todas las claves para que consigáis siempre en resultado perfecto y muy crujiente. ¡Veréis que sencillo es! 

Prepara con nosotros unos aros de cebolla rebozados al horno, fritos, con o sin pan rallado... ¡os dejamos con todas las opciones! El aperitivo perfecto para disfrutar con amigos de una cena informal y rápida que nunca falla. 

Autor: Cocinatis

Vídeo receta

Ingredientes

  • 1 cebolla grande
  • 145 gramos de harina de trigo
  • 1 cucharadita de pimentón (dulce o picante)
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 huevo grande
  • 250 mililitros de leche
  • 1 cucharadita de pimienta negra molida
  • aceite de girasol (para freír)
  • pan rallado (opcional)

Valor nutricional (*por ración)

Energía

311.0 kcal

15,55%

Proteína

6.0 g.

8,0%

Hidratos

34.0 g.

12,36%

Azúcares

5.0 g.

10,0%

Grasa total

17.0 g.

21,75%

Grasa saturada

2.0 g.

10,94%

Grasa polininsat.

10.0 g.

90,91%

Grasa monoinsat.

4.0 g.

9,09%

Colesterol

36.0 mg.

12,0%

Fibra

2.0 g.

6,67%

Sal

1.36 g.

27,2%

Sodio

0.545 g.

27,25%

Calcio

33.0 mg.

2,75%

Iodo

3.0 mcg.

2,0%

Hierro

1.0 mg.

10.0-5.56%

Alérgenos

Cereales

Cereales

Huevos

Huevos

Leche

Leche

Gluten

Gluten

Suscríbete y recibe cada semana las mejores ideas y recetas

Elaboración

Para hacer unos irresistibles aros de cebolla caseros, corta la cebolla entera en rodajas no muy finas (sin partirla por la mitad). Separa las diferentes capas de la cebolla para hacer los aros. ¡Es muy fácil!

En un bol mezcla la harina con el pimentón dulce o picante, la sal y la levadura química. Remueve bien y enharina los aros de cebolla en ella. Reserva tanto la cebolla enharinada como la mezcla de harina, ya que la utilizaremos para el rebozado.

Para preparar el rebozado, bate el huevo y agrégale la leche y la pimienta negra sin dejar de remover con las varillas. Una vez bien integrados el huevo y la leche, añade la mezcla de harina con la que has enharinado los aros de cebolla. Remueve muy bien hasta obtener una mezcla homogénea.

Pon abundante aceite a calentar en una sartén o cazo pequeño. Introduce los aros de cebolla enharinados en la mezcla del rebozado y fríelos en la sartén hasta dorarlos uniformemente. Pásalos por pan rallado o panko (opcional) si quieres que queden más crujientes todavía. 

Una vez tomen el color dorado que os guste, os recomendamos retirarlos sobre papel absorbente para quitar el exceso de grasa ¡y a disfrutar!

  • Para hacer los aros de cebolla al horno precaliéntalo a 200ºC y cocínalos con un chorrito de aceite por encima durante 25-30 minutos, hasta que estén bien dorados. Es importante estar atentos para evitar que se quemen.

    De la misma manera, con un chorrito de aceite, también es una receta para hacer en la freidora de aire a 200ºC unos 10 minutos, hasta que esté la cebolla tierna y el rebozado dorado. 

Sirve los aros de cebolla caseros y acompáñalos con tu salsa favorita.

Paso a paso

Ingredientes

1

Corta la cebolla entera en rodajas no muy finas (sin partirla por la mitad). Separa las diferentes capas de la cebolla para hacer los aros.

Paso 1

2

En un bol mezcla la harina con el pimentón, la sal y la levadura química. Remueve y enharina los aros de cebolla. Reserva la cebolla y la harina.

Paso 2

3

Bate el huevo y agrégale la leche y la pimienta negra. Bate con las varillas y añade la mezcla de harina con la que has enharinado los aros de cebolla. Mezcla bien.

Paso 3

4

Reboza los aros de cebolla con la mezcla y fríelos en abundante aceite. Una vez tomen el color dorado que os guste, retirarlos sobre papel absorbente.

Paso 4

5

¡Y listo! Sirve los aros de cebolla caseros y acompáñalos con tu salsa favorita.

Paso 5

Consejos y trucos

¿Cómo hacer unos aros de cebolla extra crujientes?

Un truco muy sencillo para que queden más crujientes es hacer un rebozado algo más consistente. Quita un poco de líquido (leche en esta ocasión) para conseguir un resultado más espeso y unos aros de cebolla con más masa exterior. 

Y, como os hemos indicado en el paso a paso, con una última capa de pan rallado o panko ¡conseguimos la versión más crujiente! 

Con qué acompañar los aros de cebolla

Los aros de cebolla son la clásica receta que combina prácticamente con cualquier tipo de salsa. 

Entre las más populares, la mayonesa y la salsa alioli. Dos básicos que nunca fallan y a la que os animamos a dar un toque algo más especial con la mayonesa de lima

En una combinación fresca y más original, os animamos a probarla con la salsa tzaziki de la cocina griega. 

Para los amantes del picante, ¡salsa brava! Y para los que les gusta experimentar con contrastes de sabores, os recomendamos probar con una vinagreta de mostaza y miel. ¡Os sorprenderá lo bueno que queda! 

Utensilios

Historia

Se desconoce el origen concreto de los populares aros de cebolla, pero se trata de una receta muy arraigada a la cultura de Estados Unidos y Canadá.

En 1933 se registra la primera aparición de la receta de aros de cebolla en la revista de The New York Times, aunque los restaurantes Pig Stands reclaman su invención en los años veinte. 

Hoy en día, la receta da la vuelta al Mundo como un aperitivo para acompañar con cualquier tipo de salsa o plato de comida rápida

En España se trata de una tapa muy popular generalmente en la zona del sur, donde en ocasiones se denomina como "calamares del huerto" por su gran parecido a los populares calamares rebozados