Trucos para hacer helados caseros cremosos ¡sin heladera!

Trucos para hacer helados caseros cremosos ¡sin heladera!

1


Autor: Cocinatis

Descubre las claves para que el helado casero quede cremoso y hazlos de todos los sabores con las recetas que os proponemos.

Con la llegada del verano y los largos días de calor, es el mejor momento para ponernos a prueba en la cocina con recetas bien fresquitas. Llega la temporada de las cremas frías, las limonadas, las ensaladas de todo tipo… pero hay una receta que siempre triunfa y es el gran imprescindible de esta temporada del año.  ¡Inauguramos la temporada de los helados! ¿Y qué mejor que hacerlos caseros?

Haciendo los helados en casa podemos controlar los ingredientes que utilizamos y podemos adaptarlos a nuestro gusto al 100%. Al contrario de lo que puede parecer en un principio, hacer helados en casa es muy sencillo.

Es así, que os proponemos varias recetas con elaboraciones distintas (unas más largas que otras) para que descubráis diferentes opciones para hacerlos, siempre con resultados cremosos, y ¡así podáis escoger vuestro favorito!

 

¿Cómo hacer un helado cremoso en casa?

El helado original se compone de agua, azúcar (endulzante) y grasa. Tres elementos básicos para hacer de la receta un postre cremoso, aún así existen variaciones e infinidad de tipos de helados diferentes que nos pueden resultar muy interesantes para obtener distintos resultados.

En cualquiera de los casos, debemos preparar bien los ingredientes que lo compongan para conseguir ese punto de cremosidad que caracteriza un buen helado. Sigue estos sencillos trucos para hacer el helado perfecto:

  • Introduce aire a la mezcla: Este método es muy útil para evitar la congelación. De hecho, al hacer los helados en la heladera el batido es constante, por lo que se introduce de manera continua aire en la mezcla y se asegura esa cremosidad que tanto los caracteriza.

    En caso de hacer el helado a mano, monta la nata hasta que quede bien firme o añade claras a punto de nieve. Son dos de las opciones más efectivas e interesantes. En cualquiera de los casos, si añades más ingredientes una vez hayas montado la nata o las claras, procura mezclar siempre con suavidad y movimientos envolventes. Así evitamos que se baje la textura.

    A la hora de congelarlo, deberás remover la mezcla cada cierto tiempo para romper los cristales y hacerlos más pequeños cada vez. Os recomendamos que lo remováis cada 30 minutos durante las 7 horas de media que debe congelarse el helado.

    En algunos casos, incluso, se recomienda removerlo cada 10 minutos durante la primera hora para conseguir una textura más cremosa y suave todavía.

    Nata monatada

  • Azúcar, miel y otros edulcorantes: Ese tipo de endulzantes son anticongelantes naturales, por lo que cuanto mayor sea su cantidad en la receta, más cremoso resultará el helado. Lo ideal es que no superéis una proporción del 18% de la masa para conseguir una textura debidamente cremosa.

    En caso del azúcar invertido, una variedad del azúcar muy utilizado en helado al actuar como muy buen anticongelante, podéis aumentar su cantidad hasta el 25%.

  • Elementos grasos: El compuesto graso del helado reduce los cristales de hielo y es el que le da la textura suave a la receta. Por eso es importante añadir ingredientes como nata, yogur o yemas de huevo (pasteurizadas mejor) si queremos que nuestro helado quede bien cremoso.

    En caso de no añadir esta parte, suelen quedar duros y apelmazados, llegando a dar incluso la sensación de que pierden sabor.

  • Proteínas para evitar los cristales de hielo: Las proteínas de las yemas de los huevos o la leche (ingredientes que suelen componer la base de un helado tradicional) son las moléculas que evitan que los cristales de hielo crezcan. Por ello, para aumentar la cantidad de proteína, suele ser común añadir leche en polvo a la receta.

    Receta de helado de plátano

  • Un chorrito de licor: Otro anticongelante natural muy efectivo es el alcohol, aunque no es una opción apta si el helado está destinado a que lo disfruten los pequeños de la casa.

    Siempre que sea para adultos, este truco le puede dar un toque de sabor muy interesante a la receta. Añade un chorrito (no más del 20% de la mezcla del helado) de tu licor favorito y consigue la textura cremosa de una forma diferente.

  • Cuanto más rápido mejor: En cualquiera de los casos, el tiempo de congelación también es un punto importante a la hora de que se creen cristales y no quede cremoso nuestro helado.

    Por eso, siempre os recomendamos que extendáis el helado en un recipiente ancho, para que la capa sea fina, y así se congele mucho más rápido que en caso de congelarlo en un bol; ya que, en tal caso, la parte central tardaría mucho más en recibir el frío y demasiado en congelarse, creando cristales que estropearían tanto la textura como el sabor del helado.

    Helado casero en recipiente ancho

 

¡Helados de todos los sabores para disfrutar del verano! 

Encuentra tu helado favorito y ¡adapta la receta al sabor que más te guste! 

Helado de plátano ¡con solo un ingrediente!

Uno de los helados más sencillos con los que la textura suave está asegurada. Esta versión del clásico helado es una de las alternativas más saludables que podemos encontrar. Congelamos la fruta y la trituramos para disfrutar del dulce estrella del verano de la manera más simple posible. ¡Descubre cómo hacer helado con solo fruta congelada!

Helado de plátano

VER LA RECETA DE HELADO DE PLÁTANO

 

Helado de fresa

Uno de esos sabores estrellas que nunca fallan. Esta receta es supersencilla, ya que solo necesitaremos ¡tres ingredientes! Entre los cuales hemos sustituido el clásico azúcar por sirope de arce, un endulzante natural muy parecido a la miel.

En esta ocasión, aceleramos el proceso de congelación y evitamos el remover la mezcla cada poco tiempo adelantándonos y congelando la fruta con antelación. ¡Un truquito que seguro os resulta muy práctico!

Helado de fresa

VER LA RECETA DE HELADO DE FRESA

 

Helado cremoso de mango

Sacamos todo el provecho a la fruta de temporada con helados de frutas como este. Es cierto que prácticamente podemos disfrutar del mango durante todo el año, pero su temporada comienza en agosto y se alarga hasta el mes de noviembre, tiempo suficiente para disfrutar cuantas veces queramos de esta deliciosa receta.

En esta ocasión, removemos cada hora con las varillas durante las 12 horas que dejamos congelar el helado.

Helado cremoso de mango

VER LA RECETA DE HELADO DE MANGO

 

Helado stracciatella, helado italiano de nata y chocolate

El famoso helado de nata con chocolate que triunfa desde sus orígenes en Italia. En esta receta concretamente, os enseñamos cómo conseguir que el chocolate fundido quede en la perfecta combinación con la cremosa nata y conseguir ese efecto que tanto caracteriza a este tipo de helado. Cremoso y original, ¡no os podéis perder cómo hacer el clásico helado stracciatella en casa!

Helado stracciatella

VER LA RECETA DE HELADO DE STRACCIATELLA

 

Helado de arroz con leche, ¡un nuevo imprescindible del verano!

Convertimos el postre tradicional de arroz con leche en una original y fresca versión que viene directa a conquistar nuestro verano. Y es que para los amantes del arroz con leche (como nosotros), seguro que os encanta este helado que acompañamos con canela, como la receta original, para disfrutar de un perfecto postre al puro estilo del verano. ¡Insuperable!

Helado de arroz con leche

VER LA RECETA DE HELADO DE ARROZ CON LECHE

 

Helado de café

Para todos aquellos amantes del café y los postres con sabor a él (como el tiramisú, el flan de café o la crema irlandesa). Os enseñamos cómo hacer el helado perfecto para vosotros, con un resultado más bien dulce gracias al dulce de leche (del que podéis prescindir si os gusta más amargo, claro). ¡Cremoso e irresistible!

Helado de café

VER LA RECETA DE HELADO DE CAFÉ

 

Helado de yogur y moras (con fruta entera)

Uno de los sabores más esperados que llega con la temporada de las moras en agosto. En esta receta, sacamos todo el partido a la fruta añádiendola entera e intesificamos su sabor combinandola con yogur de sabor a frutos rojos; un truco que podéis aprovechar para los helados de frutas de todos los sabores.

Al utilizar el yogur como elemento graso, además de los pocos ingredientes que utizamos y sustituir el ezúcar por estevia, hacemos de este helado una opción sana y deliciosa para disfrutar en los días de calor. 

Helado de moras y yogur

VER LA RECETA DE HELADO MORAS

 

Comentarios

natalia71

Buenísimos vuestros consejos, buenísimas vuestras recetas, vosotros os enseñáis día a día