Cómo hacer las mejores patatas fritas crujientes | Cocinatis

Cómo hacer las mejores patatas fritas (crujientes por fuera y tiernas por dentro)

Cómo hacer las mejores patatas fritas (crujientes por fuera y tiernas por dentro)

7


Autor: Cocinatis

Cómo hacer patatas fritas crujientes

Las patatas fritas son el clásico aperitivo al que pocos o nadie puede resistirse. Acompañadas por nuestras salsas favoritas, hacerlas puede ser algo tedioso o complicado si queremos que queden perfectas con esa irresistible combinación de una textura crujiente por fuera y deliciosamente tierna por dentro. Un contraste que os enseñamos a conseguir haciéndolas en la sartén o, mejor dicho, ¡en dos sartenes! 

Y es que el truco para que salgan perfectas se concentra en freír las patatas en dos. Es decir, en dos tiempos, dos temperaturas, utilizando dos sartenes. Pero antes de adentrarnos en esto, os explicamos cuáles son las mejores patatas para freír y qué aceite utilizar. También os damos un par de consejos sobre algunos detalles como el cómo añadir la sal para poder disfrutarlas en su mejor versión.

Descubre con nosotros todas las claves para hacer las mejores patatas fritas del Mundo con el resultado más irresistible, ¡paso a paso!

Cómo hacer patatas fritas crujientes

El conseguir el resultado que comentábamos con una capa exterior muy crujiente y un interior jugoso e, incluso, podríamos decir que cremoso se basa en los tiempos y la temperatura del aceite en las que las freímos. Tendremos que hacerlo en dos tiempos y dos temperaturas, por lo que os recomendamos estar bien atentos para que no os perdáis detalle.

Asimismo, otros factores como el tipo de patata, el del aceite o el cuándo añadimos la sal pueden influir en el resultado final de nuestras patatas fritas. ¿Preparados para hacer las mejores patatas fritas del Mundo? ¡Vamos allá! 

Suscríbete y recibe cada semana las mejores ideas y recetas

¿Cuál es el mejor tipo de patatas para freír?

Más allá de cómo las vayamos a freír en dos tiempos o a cierta temperatura concreta, no nos podemos olvidar del elemento más importante: La patata en sí. Partiendo de que debemos comprar siempre patatas para freír, en lugar de las variantes para cocer y guisar.

Sabed que dentro de éstas todavía podemos distinguir variedades que se adaptan mejor a esta elaboración. Dentro de todas ellas destacamos:

  • Patatas Monalisa: Una variedad con muy elevado porcentaje de almidón y menor contenido de agua. Al freírlas retendrán menos aceite haciéndolas menos aceitosas y más crujientes trodavía.

  • Patatas Kennebec: Su sabor es más fuerte e intenso y al igual que las anteriores, se caracterizan por un alto contenido de almidón y una menor cantidad de agua.

Tipos de patata para freír

En definitiva, buscamos patatas con la menor cantidad de agua con objeto que absorban menos aceite y favorecer así un resultado más crujiente todavía.

Una vez cojáis el truco a cómo freír las patatas para que queden perfectas, podréis cortarlas en gajos o diferentes formas, pero para empezar os recomendamos cortarlas en rodajas de alrededor de 1 centímetro de grosor y unos 5 centímetros de largo.

¿Por qué se ponen en remojo las patatas?

Dejamos las patatas, una vez peladas y cortadas, a remojo durante unos 15 minutos. De esta manera, evitamos que tomen un color marrón al oxidarse y, además, eliminamos parte del almidón que contienen las patatas, lo que favorecerá que no se peguen unas a otras al cocinarlas.

Patatas en remojo

Es en preparaciones como la receta de rösti de patatas donde, precisamente, evitamos el dejarlas a remojo, ya que nos interesa que la patata pelada y cortada cree como una clase de tortita compacta. En tal caso, para evitar que las patatas tomen un color marrón debemos ser rápidos y evitar que pase mucho tiempo entre que las preparamos y las freímos.

15 minutos de reposo en agua son suficientes para eliminar la mayor parte del almidón de las patatas. Tiempo que podremos aprovechar para preparar las sartenes y el aceite.

¿Cómo ponerles sal a las patatas fritas?

No existe un método definitivo, pero nuestra mejor recomendación es que dejéis las patatas un poco sosas para luego añadirlas la sal una vez estén ya fritas y crujientes.

Espolvoread un poco de sal fina tras su remojo y removed muy bien las patatas con las manos para esparcirla bien. Una vez fritas, lo mejor es probar una y añadir al gusto sal sobre las patatas fritas. Normalmente con añadir una pizca, suficiente, pero eso lo dejamos a vuestro gusto.

¿Cuál es el mejor aceite para freír patatas?

El tipo de aceite para freír patatas es también cuestión de gusto. Hay quién prefiere utilizar aceite de oliva virgen extra para conseguir un sabor más intenso al pasar los aromas de este tipo de aceite a las patatas y hay quién prefiere hacerlas con aceite de girasol u otros tipos de sabor más suave.

Cualquier tipo de aceite del estilo es perfecto para hacer patatas fritas. Solo deberemos tener en cuenta que el de oliva aportará más sabor al resultado final de las mismas.

Tipo de aceite para freír patatas

Freír patatas dos veces, a dos temperaturas diferentes

Conseguir unas patatas fritas perfectas es muy fácil, solo tendremos que controlar muy bien el tiempo y la temperatura del aceite. De hecho, el truco para conseguir un resultado como comentábamos crujiente por fuera y tierno por dentro, tendremos que freírlas en dos tiempos, a dos temperaturas diferentes.

Para asegurar la temperatura del aceite sea el indicado, os recomendamos que os hagáis con un termómetro digital de cocina.

Un utensilio que os puede resultar muy útil tanto para este tipo de elaboraciones, como para otras técnicas de cocina como pasteurizar huevos, donde la temperatura del agua es imprescindible que sea exacta.

Dicho esto, para freír las patatas y que queden perfectas necesitaremos dos sartenes:

  • Primera sartén: Freiremos las patatas una primera vez a 140ºC entre 7 y 8 minutos.

  • Segunda sartén: Doraremos para conseguir un resultado crujiente en nuestras patatas friéndolas a 190ºC durante 5 minutos más.

Deja reposar las patatas unos minutos entre sartén y sartén para que se enfríen y el contraste de temperatura sea mayor.

Existen dos métodos diferentes. Hay quienes para enfriarlas y hacer mayor aún el contraste que mencionábamos, las introducen en el congelador durante 30 minutos entre una fritura y otra.

Realmente y como hemos podido comprobar, la diferencia es mínima con este segundo método. Por lo que, sabed que con 10 minutos de reposo entre que freímos las patatas en la primera sartén y la segunda, es tiempo suficiente para conseguir un resultado irresistible.

Patatas fritas perfectas

Con este juego de sartenes, tiempos y temperaturas conseguimos que las patatas fritas destaquen con una corteza crujiente, incluso llegando a cuartearse al introducirlas en la segunda sartén dando esa sensación de ser más crujientes todavía.

Gracias al paso por la primera de las sartenes, favorecemos que el interior de las patatas fritas sea tierno y blando, como patatas confitadas. Mientras que con la segunda de las sartenes, conseguimos que el exterior se haga consiguiendo ese efecto crujiente que tanto nos gusta. 

Salsas para patatas fritas

Podremos acompañar las patatas fritas con cualquier tipo de salsa, ¡que siempre estarán buenísimas!

Acompañadas de los grandes clásicos como son el kétchup o la mayonesa sabemos que nunca fallan. Como tapa con salsa alioli o salsa brava están irresistibles, con el mojo canario que suele acompañar las papas arrugadas, también, pero aquí van otras tres ideas que seguro os resultarán deliciosas en su combinación.

Con origen en Grecia, la salsa tzatziki de yogur y pepino nos resulta una opción de sabor muy fresco para los días de verano.

Salsa tzatziki

Con un sabor mucho más intenso gracias a todas las especias que la componen, la salsa chimichurri de Argentina nos parece una opción ideal para acompañar las patatas crujientes.

Salsa chimichurri

Y directa de Italia, con una textura más cremosa y ese toque salado que le otorga la anchoa entre sus ingredientes, la salsa bagna cauda ¡está buenísima! Es la clásica salsa que cuando untas la primera patata, ¡ya no puedes parar hasta acabar!
Salsa bagna cauda

Patatas al microondas

Y si queréis descubrir otras técnicas para cocinar las patatas, os animamos a ver cómo hacer patatas al microondas. Una receta fácil y muy práctica en la que os enseñamos, además, cómo preparar una salsa de ajo y perejil en dos minutos para disfrutarlas en una de sus mejores versiones.

Patatas al microondas