Cómo hacer un caramelo líquido para flan ¡perfecto! | Cocinatis

Cómo hacer caramelo para flan (Fácil y rápido)

Cómo hacer caramelo para flan (Fácil y rápido)

4


Autor: Cocinatis

Cómo hacer caramelo líquido para flan

Para hacer flanes, púdines o endulzar prácticamente cualquier postre, hoy os enseñamos paso a paso cómo hacer un caramelo líquido perfecto. Con todas las claves y trucos para que no se cristalice, ni se endurezca al enfriarse.

Si habéis intentado hacer caramelo casero y se os ha quedado duro ¡es normal! Pero con el siguiente paso a paso os aseguramos que os quedará en el punto perfecto líquido incluso una vez enfriado. ¡Es muy sencillo!

Caramelo para flan

¡Hacer caramelo líquido es muy sencillo! Solo necesitaremos tres ingredientes y un poco de paciencia.

Ingredientes

  • 100 gramos de azúcar
  • 50 mililitros de agua
  • 1 cucharadita de zumo de limón

Suscríbete y recibe cada semana las mejores ideas y recetas

Cómo hacer caramelo líquido

Pon una sartén o cazo al fuego, a una temperatura media. Vierte el azúcar y repártelo bien por el fondo de la sartén, de modo que no quede amontonado. Añade el zumo de limón sobre el azúcar, sin remover, solo viértelo.

A esta temperatura, deberás tener paciencia y esperar a que se forme un caramelo de color rubio oscuro. Sigue leyendo, que el proceso tiene sus truquitos. 

No hay que remover el azúcar con ningún tipo de utensilio mientras se hace el caramelo. Si acaso, cuando posteriormente necesites moverlo, tendrás que hacer solo con movimientos de vaivén de la propia sartén o cazo.

Cuando comience a fundirse el azúcar comprobarás que no se hará igual por toda la superficie. Por ello, deberás inclinar y girar la sartén de modo que el azúcar de los laterales y el del centro se mezclen. Y recuerda, ¡no utilices ningún tipo de utensilio! Válete con los movimientos de la sartén para hacerlo. 

Así evitamos que se cristalice por los laterales o paredes de la sartén o cazo.

Cómo hacer caramelo líquido para flan

El caramelo seguirá fundiéndose más por unas partes que por otras de la sartén, así que, suavemente, ve girando un poco la sartén para ir mezclando todo el azúcar a partes iguales. Sigue mezclando y esperando hasta que esté en el punto deseado.

A los 5 minutos, el color del azúcar será algo más oscuro. Sin cambiar la temperatura, sigue removiendo la sartén, girándola en círculos suaves para seguir haciendo tanto el caramelo del centro como el de los bordes.

A los 8 minutos el color será más intenso todavía, con un tono más oscuro y marrón. Llegados a este punto, baja la temperatura un poco y calienta el agua hasta casi punto de ebullición.

Cuando el caramelo tenga un color dorado un poquito más oscuro, es cuando tienes que añadir el agua. ¡Hazlo con mucho cuidado! Ya que soltará bastante vapor.

Mezcla el caramelo con el azúcar utilizando una cuchara de madera. Cocina sin dejar de remover durante 3 minutos exactos, a una temperatura medio-baja para evitar que se queme el caramelo.

Una vez pasados estos minutos (recuerda, deben ser exactos), vierte el caramelo directamente en el molde o moldes que vayas a utilizar para hacer la receta del flan.

Cómo hacer caramelo líquido

También puedes dejarlo enfriar en un recipiente resistente al calor para utilizarlo más tarde. Lo bueno es que, al ser tan líquido, no habrá problema de que se endurezca demasiado, sino que se irá espesando hasta parecerse al caramelo líquido comercial.

Al moverlo en el molde o bol, podremos comprobar cómo estará algo más espeso sin dejar de ser fluido.

Si lo quieres más espeso todavía, solo tendrás que dejarlo cocer 4 minutos en lugar de 3. Así conseguirás una consistencia algo más espesa y pegajosa para utilizar en otros postres.

Cómo conservar el caramelo líquido

Deja que temple una media hora, tiempo suficiente para que el caramelo esté listo para pasarlo a un tarro de cristal. Lo puedes guardar en la nevera en buen estado hasta 2 meses gracias al que el azúcar es un gran conservante.

A la hora de utilizarlo, sácalo unos minutos antes de la nevera a temperatura ambiente para que sea más fácil el manipularlo.

Recetas con caramelo líquido

Una vez el caramelo listo, ¡es hora de hacer nuestros postres favoritos!

Flan de huevo

El más tradicional y el que nunca falla. El flan de huevo es el más clásico entre todos los flanes. Al horno o haciendo el flan de huevo al microondas, el caramelo es un obligatorio en su conjunto.

Flan de huevo casero

Flan de dos chocolates

En esta original versión de la tarta tres chocolates en miniatura, preparamos un caramelo algo más espeso. En el flan de dos chocolates, calentamos el caramelo durante un poco más de tiempo para conseguir un resultado más solido y crujiente, haciendo que contraste con el cremoso resultado de las otras capas que lo completan.

Flan dos chocolates

Flan de queso

En su versión más líquida y ligera, en el flan de queso os descubrimos cómo hacer un caramelo más líquido, sutil y de menor intensidad para que pase más desapercibido con el sabor del postre. En combinación con el sabor tan especial de este postre, queda genial esta versión del caramelo. ¿No lo habéis probado todavía?

Flan de queso

Pan de calatrava

Y no solo para flanes, en la receta del pan de calatrava o el en pudin de chocolate, demostramos que podemos aprovechar esta receta de caramelo para flan para acompañar otros muchos postres. ¡Incluso podéis endulzar las tortitas americanas, los populares gofres o unos deliciosos crepes con él!

El pudin, con su sabor y textura suave es una de las más clásicas preparaciones que suelen ir acompañadas por el caramelo, como si de un flan se tratase.

Pan de calatrava