9 recetas y trucos para hacer pan en casa durante la cuarentena

9 recetas y trucos para hacer pan en casa durante la cuarentena

42


Autor: Cocinatis

Hacer pan en casa es una actividad relajante y entretenida ideal para los días de confinamiento y cuarentena. A cambio, disfrutarás de un pan casero recién hecho y evitarás salir a la calle.

El pan casero, al contrario de lo que se cree, no es difícil de elaborar pero sí lleva un tiempo, porque debe reposar al menos una vez (y en muchos casos, dos veces).

Por eso, estos días de cuarentena son perfectos para atrevernos con estas recetas de pan, ya que disponemos de tiempo y puede ser un buen entretenimiento para los niños. ¡Les encantará amasar y ver cómo crece la masa!

Además, así evitaremos salir de casa y podremos disfrutar de un buen pan recién hecho. Recuerda que puedes congelar el pan que te sobre para comerlo otro día, solo tendrás que calentarlo unos minutos en el horno y estará listo.

Qué ingredientes necesitas para hacer pan casero

Si nunca has hecho pan, lo primero que debes saber son los ingredientes que necesitas. El pan básico se elabora con solo 4 ingredientes: agua, harina, levadura y sal. Pero debes tener en cuenta que no sirve cualquier harina o levadura.

Harina

Para hacer pan se utiliza habitualmente la harina de fuerza o harina fuerte. Es una harina de trigo duro con mayor proporción de gluten, por lo que absorbe más agua y se obtiene una masa más elástica y consistente.

Se puede mezclar esta harina con otras, como harina integral, harina de espelta, harina de centeno, etc.

Levadura

La levadura que se utiliza para hacer pan es la levadura de panadero. Esta se puede encontrar en los comercios en dos formatos: levadura fresca y levadura seca.

Levadura para hacer pan

La levadura fresca viene prensada en forma de cubo y debe estar refrigerada. Se puede disolver en un poco de agua antes de añadirla al resto de ingredientes, o se puede desmenuzar directamente sobre la harina para después mezclar todo.

La levadura seca de panadero, por su parte, son unos polvos que también se pueden disolver en agua o añadir directamente.

Se puede usar cualquiera de las dos levaduras, sabiendo que la levadura seca equivale a una tercera parte de la levadura fresca. Es decir, 5 gramos de levadura seca equivalen a 15 gramos de levadura fresca. Si no tienes una de las dos, la puedes sustituir por la otra en esta proporción.

Por otro lado, es un error frecuente utilizar levadura química al hacer pan. La levadura química o impulsor se utiliza para elaboraciones como bizcochos o magdalenas, preparaciones que suben de volumen mientras se hornean. Sin embargo, esta levadura no sirve para las masas que deben fermentar, es decir, reposar para subir de volumen, como los panes o la masa de pizza. Para los panes tradicionales recuerda que debe ser levadura de panadero (fresca o seca).

Otros ingredientes

Una vez te hayas lanzado con un pan básico o tradicional, te animamos a probar otros panes añadiendo los ingredientes que más te gusten a la masa, como semillas (sésamo, lino, chía), cereales (copos de avena), frutos secos troceados (nueces, almendras, avellanas), especias, hierbas aromáticas, queso, perlas de chocolate...

También puedes añadir verduras salteadas como pimientos, cebolla o setas, siempre escurriendo bien el aceite.

Hay infinidad de versiones de pan que se pueden preparar en casa, te animamos a experimentar con diferentes sabores y formas.

Trucos para hacer un pan perfecto

1. Amasar bien

Uno de los aspectos que marca la diferencia es el amasado. Es importante invertir tiempo en amasar hasta que tengamos una masa elástica y que no se pegue en las manos. Si no trabajas la masa el tiempo suficiente, se notará en el resultado.

2. Cómo hacer que la masa suba más rápido

También es importante respetar los tiempos de reposo para que la masa doble su volumen. Si en tu casa hay una temperatura baja y le cuesta subir, un buen truco es calentar el horno a 50ºC (el mínimo) unos 5 minutos, apagarlo e introducir la masa dentro para fermentar. De este modo, gracias al calor, subirá más fácil y rápido.

3. La importancia del vapor en el horneado

Cuando vayas a hornear el pan, introduce la bandeja con la masa, vierte medio vaso de agua en la parte inferior del horno (sobre el fondo) y cierra inmediatamente.

Cómo hornear el pan al vapor en el horno de casa

Otra opción es colocar un recipiente con agua en la parte inferior del horno mientras se hornea el pan. 

De este modo, el pan se hará al vapor y quedará una corteza con mejor aspecto y un pan más consistente.

4. Enfriar sobre una rejilla

Una vez está hecho el pan y lo sacas del horno, es importante dejarlo enfriar sobre una rejilla. Si te saltas este paso, puede ablandarse la corteza en la parte inferior y no quedará bien.

Hacer pan en casa ayuda a relajarse y entretenerse. A cambio, disfrutarás de un pan casero recién hecho y evitarás salir a la calle.

Recetas para hacer pan en el horno de casa

Ahora que conoces los ingredientes y los trucos para hacer un buen pan casero, te proponemos 9 recetas para todos los gustos. ¡Escoge la que más te guste y disfruta del olor a pan recién hecho!

1. Pan básico

Pan básico

Es el pan más sencillo y solo lleva como ingredientes harina, agua, aceite de oliva, levadura y sal. Este pan es perfecto para iniciarse en este mundo.

Puedes elaborarlo en forma de la tradicional barra de pan o redondo como una hogaza. Si quieres darle un toque especial, puedes añadirle a la masa una mezcla de semillas (sésamo, lino, chía...).

2. Pan de ajo

Pan de ajo

Aprende a preparar uno de los panes que más triunfan. Este pan de ajo con un toque de perejil es ideal como aperitivo servido con un chorrito de aceite de oliva virgen.

También puedes dividir la masa en pequeñas porciones y darles forma ovalada o redonda. De este modo tendrás panecillos de ajo individuales.

3. Pan de espelta integral

Pan de espelta integral

Si te estás cuidando o te gusta probar panes diferentes, te proponemos un pan casero elaborado con harina de espelta integral, un derivado de la harina de trigo más digestivo.

Como sugerencia, puedes cortar el pan en rebanadas y congelarlas. Así podrás sacar una o dos rebanadas cuando vayas a comerlas y ponerlas en la tostadora. Una idea genial para desayunar pan casero acompañado de aceite de oliva, tomate, aguacate... Y si prefieres el dulce, puedes untarlo con mermelada casera.

4. Pan de hamburguesa casero

Pan de hamburguesa casero

Si tienes pensado cenar una hamburguesa, te proponemos servirla con pan casero. Con esta receta puedes preparar el clásico pan de hamburguesa con corteza crujiente, miga esponjosa y decorado con semillas de sésamo.

Rellénalo con los ingredientes que más te gusten y disfruta de un plato totalmente casero. No olvides que puedes congelar los panes que te sobren para otra ocasión. 

5. Pan de maíz (Cornbread)

Pan de maíz (Cornbread)

Si buscas un pan rápido de preparar, esta es tu receta. El cornbread es un pan de maíz muy popular en el sur de Estados Unidos. Está elaborado con polenta y su elaboración es muy rápida, ya que no tiene que fermentar. Por este motivo, la receta se prepara con levadura química (igual que los bizcochos), y no con levadura de panadero.

Este pan es ideal como acompañamiento o para el desayuno acompañado de un poco de mantequilla o miel.

6. Pan de jengibre

Pan de jengibre

El pan de jengibre es un alimento tradicional de las gastronomías del norte de Europa. Este pan especiado y de sabor dulce tampoco necesita fermentación, por lo que es rápido de preparar y se elabora con levadura química, igual que el pan anterior.

Sorprende con este pan esponjoso, de textura similar al bizcocho, y con el toque inconfundible del jengibre.

7. Tortas de pan y aceite

Tortas de pan y aceite

Si te has animado con las masas pero quieres probar un pan diferente, te sugerimos las tradicionales tortas de pan con aceite de oliva virgen extra y decoradas con escamas de sal.

Estas tortas son perfectas para servir como aperitivo para untar o para acompañar las comidas principales.

8. Muffin inglés (sin horno)

Muffin inglés

El muffin inglés es un panecillo individual de textura muy esponjosa y que habitualmente se sirve en el desayuno acompañado de ingredientes dulces o salados, como los populares huevos Benedict.

Si no tienes horno, estos panes son perfectos para ti, ya que se cocinan en una sartén a fuego bajo, sin necesidad de hornear.

9. Focaccia de aceitunas y tomate

Focaccia de aceitunas y tomate

La focaccia es un pan plano de origen italiano que se sirve con ingredientes por encima, como si se tratara de una pizza. En esta ocasión, nos hemos inspirado en los sabores de la Toscana y le hemos añadido aceitunas negras, tomates cherry, romero y aceite de oliva.

Un aperitivo perfecto para disfrutar en casa del sabor mediterráneo.

Además de pan, puedes preparar otras masas caseras que disfrutaréis en familia:

¿Has preparado alguna de estas recetas o tienes más sugerencias? ¡No olvides escribirnos en los comentarios!

Comentarios