LAVAR PASA A UN SEGUNDO PLANO

LAVAR PASA A UN SEGUNDO PLANO

Ya puedes cocinar alimentos... en la lavadora

Hay tantas cosas que pueden hacerse en la lavadora (mentes calenturientas, sabéis de qué hablamos) que lo último que se nos ocurre es utilizarla para algo tan mundano como lavar. Lo último: cocinar con ella.

lavadora
lavadora | Cocinatis

Quizás seas un poco perezoso, vaya, que a ti lo de ponerte a hacer unos callos a la madrileña o unas costillas de cerdo te genera pereza máxima. O quizás la cocina no sea lo tuyo y seas un adicto a los platos preparadosos: cero esfuerzo, todo comodidad. O pueda ser que se te haya estropeado la vitro y te veas en una urgencia porque tienes invitados. O, simplemente, quizás tengas mentalidad ecológica y te vaya aquello de las sinergias.

Para todos ellos y para muchos más llega la comida que se hace en la lavadora. Sí, has leído bien: mientras lavas tus calcetines sudados y las mallas del gym se va haciendo un rico filete y unas alcachofas, todo al mismo tiempo. Ahorro de energía y de tiempo, que con la subida de la tarifa eléctrica no es ninguna tontería.

¿Estamos de broma? Pues no: Iftach Gazit, estudiante de la Academia Bezalel de Artes y Diseño de Jerusalén, ha diseñado los paquetes de comida envasada Sous La Vie, que están preparados para que los alimentos que contienen (verdura, carne o pescado), se cocinen al meterlos en la lavadora.

Las bolsas son estancas (lo cual es toda una ventaja si no quieres que tu filete sepa al detergente de rigor), impidiendo que suciedad o jabones se filtren en los alimentos, que ya vienen aderezados con sal y ajo, por ejemplo, envasados al vacío y se terminan de hacer con la temperatura del agua.

lavadora | Cocinatis

¿Te espanta la idea? Puede, pero tiene su lógica: la cocina a baja temperatura se produce entre 50 y 70 grados, similar a la temperatura del agua en el lavado. Con lo cual, matas dos pájaros de un tiro y ahorras. Además, el método está pensado para torpes porque cada paquete indica el programa de lavado a escoger: la carne requiere del programa largo para tejidos sintéticos; la verdura, el programa de tejidos de algodón, más corto. O sea, que la cosa requiere que tu lavadora y tú tengáis ya un conocimiento mutuo, si es que quieres que lo que pongas en el plato esté bueno…

¿Qué ha inspirado a este avezado estudiante para semejante invento? Pues algo bastante serio: la crisis económica en USA y los muchos americanos que se han visto en la calle, acuciados por las deudas. Muchos de ellos, homeless, tienen en las lavanderías un sitio “hospitalario”, porque pueden lavar la ropa, cargar sus dispositivos móviles, si tienen, disponen de agua… y ahora también, podrán cocinar. Pero los diseñadores del producto advierten: no es un artículo solo para homeless, es para todos los públicos.

En fin, que después de que la bloguera italiana Lisa Casali nos dejara boquiabiertos con sus recetas para cocinar en el lavavajillas (y todo tipo de delicatessen, que no hablamos de una simple tortilla francesa) con botes cerrados herméticamente (menos mal), ahora se impone cocinar mientras lavas tus prendas. Esto se llama aprovechar los electrodomésticos… ¿Qué nos quedará por ver? ¿Hacer pasta en el urinario? Oh wait!

Más noticias

Los mas vistos

RESTAURANTES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.