Acumula 3.724 objetos en su casa

Acumula 3.724 objetos en su casa

Hamburger Harry, el tipo con la mayor colección de objetos en forma de hamburguesa del mundo

Tiene el record Guinness al mayor número de 'hamburguesas', aunque no son comestibles, sino objetos variados que van desde una cama a una figura a tamaño real de Ronald McDonald.

La casa de Hamburger Harry
La casa de Hamburger Harry | Burger web

Hay muchas personas que comienzan colecciones de chapas de refresco, de botellas de cerveza o de figuras de cerditos por su pasión por los jamones, pero lo de Hamburger Harry, un alemán afincado en Daytona Beach (Florida, Estados Unidos) es de traca. El tipo acumula miles de objetos relacionados con el mundo de la hamburguesa, de los que 3.724 se pueden ver expuestos en su casa. Este sí es el auténtico Burger King...

Hamburger Harry comenzó a interesarse por las hamburguesas hace siete años, cuando compró unas hamburguesas de juguetes en una tienda. Las puso sobre el escritorio de su oficina, y un amigo que las vio le preguntó si estaba coleccionando hamburguesas. Hamburger Harry pensó "¿por qué no?" y así comenzó a coleccionarlas hasta lograr formar el "Salón Internacional de la Fama de la Hamburguesa", que ahora expone en sus casa. ¿Por qué hamburguesas? La respuesta de Harry es que son un icono de los Estados Unidos y que a él le encantan.

La colección incluye más de 10.000 hamburguesas diferentes. Hay huchas, tarros de galletas, relojes, sombreros, bandejas, gomas de borrar, insignias, imanes, cajas de música, un portalápices y mucho más... Como si eso no fuera suficiente, también hay un conjunto de cama de hamburguesa con almohadas a juego. Hay carteles, vasos, tazas, cuencos, juguetes de peluche, camisetas, toallas, calendarios y postales. Hamburger Harry recoge la mayor parte del material en los mercadillos.

Entre los artículos favoritos de Harry está una una réplica de cerámica simple que le costó 90 dólares. Él lo considera el Rolls Royce de la colección, aunque hay otros artículos que han sido más costosos. La cama de agua con forma de Cheeseburger le costó 3.500 dólares y por una figura de gran tamaño de un niño sosteniendo una hamburguesa tuvo que desembolsar 350 dólares. Pero quizá lo más llamativo es su Harley customizada en forma de hamburguesa, que permite a Harry conectar con su otra afición, las motos.

Tras lograr incluir su colección en el Libro Guinness de los Récords, el siguiente objetivo de Hamburger Harry pasa por construir un verdadero museo para su impresionante colección. Ya que se pone, le gustaría que el edificio tuviera una forma en especial: la de una enorme hamburguesa doble con bacon en la que todas sus minihamburguesitas puedan entrar. Buena suerte, Harry.

Más noticias

Los mas vistos

RESTAURANTES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.