PROS Y CONTRAS DE ESTE CONTROVERTIDO ACEITE

PROS Y CONTRAS DE ESTE CONTROVERTIDO ACEITE

¿Es tan malo el aceite de palma?

El aceite de palma se oculta tras numerosos productos, desde barritas de cereales a panes de molde, bastoncitos y, en general, cualquier tipo de repostería. ¿Qué es exactamente el aceite de palma y por qué tiene tan mala fama? Aquí van diez cosas que deberías saber sobre él.

aceite de palma
¿Aceite de palma? Mejor no | Cocinatis

1- El aceite de palma es el más utilizado del mundo para multitud de productos, pero también para cocinar y para ensaladas. Pese a que desde el punto de vista nutricional lo más recomendable es utilizar aceite de oliva, con sus ácidos grasos poliinsaturados, éste es el más caro de los aceites, de manera que una buena parte de la población mundial tiene que optar por el de palma. Éste se halla, además, tras multitud de productos que consumimos a diario, desde cremas y coberturas a snacks, precocinados, chips y aperitivos. El uso de este aceite hace que los precios de determinados productos sean realmente bajos, por ello los que se elaboran con aceite de oliva, más caros, suelen destacarlo en sus packagings y ofrecerlo como un valor añadido.

2- Se produce a partir de los frutos de la palma africana, y su boom en los últimos años ha dado lugar a una crisis medioambiental de la que parece complicado salir. La tala de bosques, el envenenamiento de los suelos, el agua y el aire por medio de venenos agrícolas, así como la eliminación indiscriminada de la fauna autóctona son algunas de las consecuencias de la producción de palma a gran escala. Países como Malasia, Indonesia, Colombia o Ecuador se hallan entre los principales productores mundiales de este aceite, que originariamente se cultivaba en Guinea pero cuya producción se ha ido extendiendo a prácticamente todo el planeta a través de los siglos.

3- Además de en alimentación, el aceite de palma se utiliza para elaborar jabones y productos cosméticos, además de biodiésel o piensos para alimentación animal, dado su altísimo aporte energético.

4- Es una fuente de grasas saturadas, que suponen casi el 50% de su composición. Una barbaridad, teniendo en cuenta que ese tipo de grasa está desaconsejado por poner en riesgo la salud cardiovascular. Contiene también ácidos grasos poliinsaturados y monoinsaturados, pero la proporción de grasas saturadas es tan alta que los expertos recomiendan su consumo esporádico, evitando siempre utilizarlo como base culinaria para nuestro día a día.

5- Hasta el año 2014, la Unión Europea no obligaba a la industria a etiquetar las grasas vegetales que se incluían en sus productos, lo que provocaba que estuviésemos consumiendo gran cantidad de grasa saturadas en forma de aceite de palma sin ser conscientes. A partir de este año, la legislación cambió, y las marcas están obligadas a detallar si utilizan en su composición aceite de palma. Basta con echar un vistazo a muchos productos de consumo habitual, algunos de ellos de marcas de referencia, y comprobar que utilizan este producto. En muchos casos, se utiliza el genérico "aceites vegetales", que normalmente se refiere al de palma.

6- Numerosas tribus autóctonas han desaparecido a causa de la deforestación salvaje para la producción de aceite de palma, además de los desastres medioambientales antes mencionados. Por este motivo, numerosas organizaciones ecologistas se han agrupado en la plataforma Say No To Palm Oil, que no sólo recoge documentación sobre el estado de la cuestión del aceite de palma en el mundo, sino un listado de las empresas que lo comercializan y utilizan.

7- El éxito del aceite de palma en el mundo se debe a que es económico, versátil y tiene una textura untuosa que lo hace muy útil para cocinar. De hecho, esta textura, además de su condición sólida a temperatura ambiente, hace que sea un ingrediente muy utilizado en una buena cantidad de productos procesados.

8- Es el más barato de todos los aceites, más económico incluso que otras alternativas como el aceite de soja o el de coco, mucho más que el de girasol y, por supuesto, el de oliva. Ni que decir tiene que los expertos recomiendan utilizar aceite de oliva en la medida de lo posible, en detrimento de mantequillas o aceite de palma o coco. Un buen aceite de girasol, preferiblemente alto-oleico, también puede ser un buen aliado en nuestra cocina.

9- La llamada RSPO (Mesa Redonda para la Producción del Aceite de Palma Sostenible) agrupa a diversas empresas comprometidas con la producción de este producto de forma sostenible e inocua para el medio ambiente. Diversas asociaciones ecologistas tachan de pantomima esta entidad que agrupa a grandes corporaciones, mientras que entidades como la OCU avalan la labor de la certificación RSPO, si bien señalan que aún existen lagunas. Por ejemplo, la certificación no contempla la prohibición en el uso de determinados pesticidas, algunos de ellos demostradamente dañinos para la salud.

10- Este estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) no solo ofrece una panorámica de la situación, sino que analiza el compromiso de diversas multinacionales del sector de la alimentación y la belleza con la producción y el uso del aceite de palma.

Los mas vistos

PromoFarma

La acabas de conocer y ya te gusta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.