¿Te sientes mal después de comer?

¿Te sientes mal después de comer?

Todo lo que debes saber para mejorar tus digestiones

La digestión es uno de los procesos fisiológicos más importantes en nuestro organismo, gracias al cual obtenemos nutrientes y energías a partir de la comida, y por ello es fundamental que éste siempre vaya lo mejor posible. Sin embargo, nuestros hábitos de vida, el comer deprisa, o tomar productos poco adecuados y de mala calidad puede influir negativamente en nuestras digestiones, que se pueden volver pesadas e incómodas. ¿Cómo podemos evitar las digestiones difíciles?

Mala digestión
Mala digestión | Marie Claire

¿Qué puede producir indigestiones? ¿Cómo evitarlas?

Las digestiones difíciles tienen numerosas causas: costumbres inadecuadas, causas genéticas, enfermedades en el tracto digestivo, intolerancias alimenticias... Por suerte, la mayoría de problemas pueden solucionarse fácilmente con tan solo cambiar los hábitos a la hora de comer.

Masticar correctamente y comer despacio son los pasos más importantes para tener una digestión correcta. El primer hábito favorece la segregación de saliva, que al ser ligeramente alcalina complementa a los jugos gástricos, que son ácidos, a la hora de digerir la mayoría de alimentos. Lo segundo evita que entre aire en nuestro sistema digestivo, algo que puede derivar en gases y cólicos. Por otro lado, hay que evitar darse atracones y hacer comidas muy copiosas, que suelen ser sinónimo de digestiones pesadas. Satisfacer el hambre en un 80% y no llenar por completo el estómago es lo más recomendable para que la digestión no se nos atragante.

Por último, debes tener cuidado con las intolerancias y alergias alimenticias. La lactosa, el gluten y los alimentos con grandes cantidades de grasa ya son de difícil digestión por sí mismos, así que asegúrate de que no eres intolerante o sensible a estos componentes.

Alimentos digestivos | Marie Claire

¿Qué alimentos se digieren mejor?

Los alimentos bajos en grasas son los más recomendables para aligerar las digestiones, aliviar dolencias y favorecer el tránsito intestinal. Las frutas, el pan integral, los cereales, las carnes blancas y el pescado nunca deberían faltar en tu dieta. Mención especial merece la fibra, un compuesto esencial para el organismo que repercute positivamente en todo el proceso digestivo y combate el estreñimiento.

Si a pesar de tomar alimentos ligeros te sientes mal después de comer, puedes probar a tomar infusiones digestivas. La manzanilla, el menta poleo y las infusiones elaboradas con hinojo, comino o jengibre son muy efectivas para combatir la sensación de pesadez e hinchazón. Caminar ligeramente durante 15 minutos después de comer también puede contribuir a que tu intestino se mueva y funcione mejor.

Cortes de digestión: ¿mito o verdad?

A pesar de lo que pudiéramos pensar, los cortes de digestión no tienen nada que ver con el proceso digestivo. En realidad, este nombre hace referencia a la respuesta del organismo cuando este sufre un cambio muy brusco de temperatura, algo que también puede suceder con el estómago vacío. Un corte de digestión puede producirse por bañarse en la piscina justo después de haber comido mucho, pero también por haber estado expuesto al sol durante mucho tiempo antes del baño.

Seguro que te interesa

Más noticias

Los mas vistos

RESTAURANTES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.