ÉPOCA POST-EXCESOS

ÉPOCA POST-EXCESOS

Ocho alimentos que debes consumir durante una cura detox

Existen épocas del año en las que necesitamos sentirnos más ligeros tras un período de excesos, agilizar las digestiones y, por qué no, perder algo de peso y combatir la sensación de pesadez y la retención de líquidos. Estos son los alimentos que debes privilegiar si, tras los atracones, tu plan es desintoxicarte.

POST-EXCESOS
POST-EXCESOS | COCINATIS

Hay quien aboga por el ayuno completo, quien considera que solo deben tomarse líquidos, los que aceptan algún alimento sólido y quienes creen que una cura detox no tiene que estar reñida con algo de hidratos que nos aporten energía y sensación de saciedad. En cualquier caso, estos son los alimentos que debes privilegiar si, tras los atracones, tu plan es desintoxicarte.

Vaya por delante que estos períodos de desintoxicación deben ser puntuales y durar apenas unos días o semanas (en función de lo estrictos que seamos), pero que no deben constituir nuestro día a día alimentario. La dieta ideal tiene que ser variada y equilibrada, y seguir los preceptos básicos de la pirámide de los alimentos. Sin embargo, existen épocas del año en las que necesitamos sentirnos más ligeros tras un período de excesos, agilizar las digestiones y, por qué no, perder algo de peso y combatir la sensación de pesadez y la retención de líquidos.

Estos ocho alimentos deben estar sí o sí en tu dieta si te encuentras en plena vorágine detox.

1- Piña. En zumos, batidos o cruda, la piña es la fruta diurética e hipocalórica por excelencia, que nos ayuda a combatir la celulitis y eliminar líquidos. Tiene una gran cantidad de minerales, especialmente cobre y manganeso, que nos ayudarán a limpiar el organismo. Una de las grandes ventajas de la piña es su versatilidad, pues puede combinarse con numerosas frutas y verduras para elaborar desde zumos verdes a bebidas tropicales. Siempre natural, por supuesto.

2- Jengibre. Ideal en infusiones, el jengibre nunca puede faltar en una dieta desintoxicante. No solo mejora el sistema cardiovascular, sino que es un potente digestivo. Es, además, un gran antiinflamatorio, beneficioso para aliviar el estrés y los dolores menstruales, además de las migrañas.

3- Bebidas vegetales. Es importante eliminar por completo los lácteos cuando nuestro plan es depurar el organismo. La leche de vaca suele provocar digestiones pesadas, y para evitarlo es interesante apostar por otras bebidas vegetales de aspecto similar al de la leche: las de avena, arroz o almendras serán ideales, y podremos beberlas tanto acompañando a las infusiones como de base para elaborar zumos y batidos en el vaso americano. Ni que decir tiene que el café queda terminantemente prohibido en épocas de desintoxicación, y debemos sustituirlo por tés e infusiones (¿todavía no has probado el té matcha?).

4- Espinacas. A poder ser, crudas o al vapor. Esta verdura de hoja verde es rica en ácido fólico, es diurética y depurativa, y contiene mucha fibra, cosa que mejora el tránsito intestinal. Es ideal para protagonizar zumos verdes, perfectos para la cena, o para una ensalada a mediodía acompañada, por ejemplo, de zanahoria y remolacha.

5- Zanahoria. Son ricas en betacarotenos y flavonoides, así como en vitamina C. Las zanahorias son, además, muy bajas en calorías, y son perfectas para mantenernos saciados en épocas en las que estamos comiendo poco. De hecho, un truco cuando nos entre hambre si estamos comiendo únicamente frutas y verduras es morder una zanahoria: dado que vamos a tener que masticarla durante un buen rato, nuestro cerebro va a recibir la sensación de saciedad y la ansiedad se reducirá. Es alta en fibra y contiene también hidratos de carbono, cuyo consumo suele ser deficitario en las dietas desintoxicantes.

6- Remolacha. Contiene vitamina A y C, es rica el folato (ideal para combatir las enfermedades cardiacas y la anemia) y en fibra, soluble e insoluble. Es laxante, fija la función hepática, y, al igual que la zanahoria, es una de las hortalizas con mayor cantidad de hidratos de carbono. Es altamente depurativa y estimula las funciones hepática, intestinal y renal, de manera que agiliza la expulsión de toxinas y desechos.

7- Apio. Es un ingrediente indispensable para nuestros zumos, pues combate la retención de líquidos, reduce los niveles de glucemia en la sangre, es un excelente remineralizante, un potente antiinflamatorio y, además, contribuye a reducir los niveles de colesterol en la sangre. Es perfecto para combatir el estreñimiento y mejorar la función digestiva y, además, mejora notablemente los estados de astenia y cansancio. En este sentido, es perfecto para los momentos en que comemos menos y nuestro cuerpo necesita energía extra.

8- Agua a discreción. Y si puede ser, embotellada o filtrada. Es importante utilizar este tipo de agua también para elaborar nuestros zumos, cremas de verduras y sopas. Por cierto, que una buena cena para los períodos detox en invierno es elaborar una sopita de miso con las verduras que nos gusten. No solo está deliciosa, sino que va a atemperar nuestro organismo y dejarnos el cuerpo en perfecto estado antes de ir a dormir.

Más noticias

Los mas vistos

RESTAURANTES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.