No, tu mejor amigo no come lo mismo que tú

No, tu mejor amigo no come lo mismo que tú

Estos siete alimentos que tienes en casa son peligrosos para tu perro

Felicidades, has unido tu vida a la de un carlino o un pastor alemán. ¿Sabes que hay alimentos que tienes en casa y que ellos no deben probar, verdad? Te lo contamos, por si acaso.

No le des huesos a tu perro, anda.
No le des huesos a tu perro, anda. | Pixabay

Tener un perro es como tener un hijo. De repente, abandonas tu vida disoluta de cerrar bares y despertarte al día siguiente sin recordar cómo te hiciste ese maldito tatuaje con la cara de CR7 en la ingle. Sí, ahora tienes responsabilidad. Y un fiel amigo que depende de ti. Seguramente crees que sabes todo sobre tu canino colega pero nos da la impresión de que puede haber aspectos que se te escapen un poquito en los referente a su alimentación. Mantenle alejado de estos siete alimentos que seguramente están a diario en tu cocina, anda.

Aguacates | Jaanus Silla en flickr cc

Aguacate. No, maldito 'hipster'. Tu perro, aunque es muy 'cool', no puede desayunar lo mismo que tú. El aguacate posee una toxina llamada persina que le puede traer problemas digestivos. No obstante, el mayor peligro es el del hueso del aguacate, que quizá dejas por ahí de forma distraída y que, de ser ingerido por tu perrito, podría llegar a bloquearle el tracto gastrointestinal con lo qu tendría que pasar por cirugía. Casi nada.

Los huesos para tu perro no son tan recomendables. | Pixabay

Huesos. Todos esos dibujos animados que viste en tu infancia te han hecho quizá tener una visión un poco equivocada de lo que necesita tu perro. Contrariamente a la opinión popular, los huesos no son demasiado recomendables. Pueden ser la causa de ahogos, de bloqueos en el intestino o incluso astillarle o romperle los dientes. Los mordedores les van mucho mejor, además de cuidar de su salud dentral.

Chocolate negro | Pixabay

Chocolate. Seguramente te será familiar la idea de que los perros no pueden comer dulce por el azúcar. Lo cierto es que no le viene nada bien porque puede causarle obesidad, diabetes y problemas dentales. El chocolate y los derivados del cacao, además, contienen una sustancia estimulante llamada teobromina, extremadamente venenosa para los perros. Pueden provocarle diarrea, deshidratación o presión arterial alta, y el efecto es potencialmente peor en razas pequeñas. En caso de que el perro parezca excesivament nervioso o agitado y exista la sospecha de que puede haber tomado chocolate, lo mejor es acudir al veterinario.

Café | Agencias

Cafeína. Estamos en la misma que con el chocolate. Cualquier producto con cafeína puede tener un efecto similar en el perro y, en última instancia, podría dañar su corazón. Por eso, conviene mantenerlos alejados de cualquier resto de café, bolsitas de té usadas o posos de refrescos con cafeína. Vigila tu basura para evitar que pued rebuscar allí.

Productos lácteos. Los perros no producen suficiente lactasa, la enzima encargada de la digestión de la lactosa, así que no les viene nada bien probar, aunque sea en poca cantidad, leche, mantequilla o queso. Los efectos secundarios derivados pueden ir desde leves molestias estomacales hasta alergias en la piel que les pueden volver locos. De nuevo, revisa tu cubo de la basura para evitar que haya yogures a medias a los que pueda acceder.

Una cosecha de uvas | EP/Archivo

Frutas. Ojo con esto, porque el frutero de nuestra casa puede constituir una gran amenaza para perros. Por poner solo un ejemplo, las uvas son muy tóxicas y deben mantenerse lejos de él en todo momento. Las semillas y huesos de algunas frutas como manzanas, ciruelas, melocotones o cerezas también son peligrosas ya que contienen sustancias químicas que pueden traerles trastornos digestivos. Y riesgo de asfixia, en el caso de las razas más pequeñas.

Cebollas | No sólo manga

Ajo y cebolla. Lo de llorar picando cebolla no es porque sí. Tanto esta verdura como el ajo contienen unas organosulfurosos que podrían llegar afectar los glóbulos rojos de tu perro. Demasiado ajo o cebolla (ya sea crudos o cocinados) podrían conducir en última instancia a la anemia. Los síntomas tardan unos días en aparecer así que si tu perro parece un poco somnoliento o decaído, dirígete al veterinario.

 

Más noticias

Los mas vistos

PromoFarma

La acabas de conocer y ya te gusta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.