Imagínate que las llegan a hacer a propósito...

Imagínate que las llegan a hacer a propósito...

10 comidas deliciosas que se crearon por error

¿Sabes cómo se crearon los nachos? ¿Y las galletas con pepitas de chocolate? Te hablamos del origen de estas dos recetas, creadas por casualidad, y de otras ocho más.

Los nachos, un snack fruto de la más pura casualidad.
Los nachos, un snack fruto de la más pura casualidad. | Flickr

Hay recetas que ven la luz después de una larga investigación y miles de pruebas. Todo para, a lo mejor, durar un telediario porque no convencen a los comensales. Mucho trabajo para poca recompensa... Con otras, sin embargo, sucede todo lo contrario: son fruto de la casualidad y, además, se convierten en clásicos. Vamos a repasar 10 comidas (que nos encantan) y que surgieron por azar.

Nachos con queso | Agencias

Nachos. Como seguro que ya os habéis imaginado, fue un tipo llamado Ignacio el que dio lugar a esta receta. Corría el año 1943, Ignacio 'Nacho' Amaya era maitre en un restaurante y se presentó un grupo de comensales hambrientos. Sin un cocinero a la vista, tuvo que improvisar un plato a partir de tostadas, queso y jalapeños. Lo pasó por el horno y ¡voilá! habían nacido los nachos.

Las cookies nacieron por error. | Pexels

Cookies. Un buen día de 1930, Ruth Wakefield estaba haciendo galletas de chocolate en el hotel Toll House Inn. Se encontró con que el chocolate líquido se le había acabado, así que decidió partir una chocolatina en trocitos con la esperanza de el calor del horno hiciera su efecto y acabara fundiendo los pedazos. Sin embargo, permanecieron intactos: había nacido la primera cookie de chocolate de la historia.

Patatas fritas | Agencias

Patatas fritas. Un cliente impertinente del Spring's Moon Lake House de Saratoga tenía de cabeza al cocinero George Crum. No hacía más que pedirle que sus patatas frtas fueran más y más finas. Finalmente, Crum decidió cortarlas con el grosor de prácticamente un papel de fumar. Al cliente le encantaron. Habían nacido las patatas fritas y corría el año 1853.

Al rico (y calórico) helado | Pexels

Cucuruchos de helado. Aunque nos parezca lo más natural del mundo, los conos de helado no siempre han estado entre nosotros. Fue en la feria de San Luis de 1904 cuando un heladero, Ernest Hemwi, tuvo que buscarse la vida para servir su producto al quedarse sin envases. Se le ocurrió coger una pasta empleada para unos dulces, la envolvió en forma de cono e introdujo en ella el helado. Fue un éxito instantáneo.

Polos | Polos

Polos. Otra invención heladera que ocurrió por casualidad. En 1905, Frank Epperson, un niño de 100 años, había dejado fuera de casa su máquina de hacer soda, con lo que el líquido se había congelado junto con el palo que usaba para remover la mezcla. Había nacido el primer polo helado de la historia. En 1924 patentó su creación.

Hombre bebiendo cerveza | Agencias

Cerveza. Hay que remontarse a la época mesopotámica (hace unos 10.000 años) para encontrar el origen de la cerveza. En esa época comenzaban a almacenar el grano para hacer pan. Lo que ocurría era que, en ocasiones, las condiciones de conservación no eran las idóneas. La humedad provocaba que, a veces, el grano fermentara y de ahí salió la primera cerveza de la historia.

Cereales con leche | Pixabay

Corn flakes. En el balneario de Battle Creek en 1895, el doctor Kellogg estaba buscando nuevos alimentos para dar a las personas que acudían allí para mejorar su salud. En cierta ocasión, dejó unos copos de trigo al aire libre, lo que provocó que se pusieran duros y crujientes. Sorprendentemente, fueron un gran éxito y Kellogg comenzó a hacerlo con otros cereales como el maíz: los corn flakes actuales.

crepes con chocolate y frutas | nova

Crepes Suzette. Según cuenta la historia, nacieron en 1895 en el Café de Paris en Montecarlo. Fue un camarero llamado Henri Charpentier el que, por error, quemó el azúcar y la mantequilla de las crepes que esperaba, nada más y nada menos, que el Príncipe de Gales. Por lo visto, no solo no le digustaron sino que quiso que les pusieran el nombre de su acompañante, Suzette.

A los ricos ganchitos de queso. | Wikipedia

Ganchitos de queso. Este popular aperitivo nació en 1930 en la compañía Flakall Company. Salieron por casualidad a partir de los granos de maíz humedecidos que se utilizaban para evitar que la máquina se obstruyera. El operador de máquina Edward Wilson se llevó los ganchitos inflados a casa y allí los condimentó con queso, dando lugar al popular snack.

Tarte tatin | Pica Pica Press

Tarta Tatin. Otro ejemplo de una receta nacida por error. Fue en el Hotel Tatin de Lamoutte-Bevron, Francia, que acabó dando nombre a la receta. Lo que ocurrió fue que estaban haciendo una tarta de manzana, pero las frutas se cocinaron demasiado. Para salvarlas, tuvieron la idea de volcarlas sobre una masa, con lo que había nacido esta variante de la apple pie clásica.

Los mas vistos

RESTAURANTES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.