CLARO QUE SÍ, PERO CUIDADITO

CLARO QUE SÍ, PERO CUIDADITO

Y tú, ¿cocinarías con las flores de tu geranio?

Pensamientos, rosas, caléndula, flor de ajo, clavel… Cada vez las vemos más en los platos de los restaurantes, así que, ¿por qué no vas a probar tú en casa? Pero, ¿todas las flores se pueden utilizar? ¿Con qué combinan bien? ¿Las del geranio de tu balcón también? Ahí van unos consejos.

Cocinar con flores
Cocinar con flores | Cocinatis

Se usan flores comestibles, nunca decorativas. Hay muchas que pueden usarse en la cocina: las violetas, caléndulas, claveles, azahares, begonias, malvas, pensamientos y sí, los geranios también. Todas las especies de rosas, además, son comestibles (eran utilizadas cuando faltaban frutas o verduras frescas en épocas de guerra).

Cada una tiene su sabor. La caléndula se asemeja al azafrán, la begoña roja recuerda al limón, las flores de ajo son picantes, el pensamiento tiene un sabor dulce, se parece al clavel, la caléndula, por su parte, se parece a la pimienta, o sea que tiene un sabor fuerte… Así que conviene probarlas antes de ponerse manos a la masa, para maridar correctamente.

Antes de cocinarlas, hay que lavarlas ligeramente y con cuidado, son muy delicadas y quitar los estambres y los pistilos, porque no se consumen. Las que no utilicemos se conservan en un recipiente en la nevera como máximo una semana.

La mayoría se utilizan en crudo, pero algunas se pueden cocinar, es el caso de la flor de calabaza, de calabacín y el tulipán. También están muy ricas las flores escarchadas y confitadas.

No solo comida, también alcoholes: el típico alcohol gallego de hierbas es harto conocido y es que las flores también sirven para esto. En el restaurante La Calèndula, una eminencia en lo que a las flores en la cocina se refiere, utilizan las flores de sauco para elaborar el 'xampanyet', una bebida con sabor a lichis que ofrecen de aperitivo a sus comensales.

Y también le sientan bien al cuerpo: siempre se han utilizado flores para calmar ciertas dolencias. El chef Manuel López, que las utiliza en sus platos del restaurante gOtta en el hotel boutique Tierra del Agua, cuenta que la flor de salvia, por ejemplo, “tiene propiedades anti inflamatorias y cicatrizantes y se usa tanto en cocina como en cosmética y aromaterapia”.

Tierra del Agua | Cocinatis

¿Cómo saber si acertaremos con la elección? “Mi experiencia me indica que lo más importante es hacer la simbiosis entre nuestro paladar y las viandas, para complementar los sabores con ellas”, añade López. Por ejemplo, la caléndula marida bien con las sopas, la pasta y el arroz. La capuchina, en las ensaladas. La violeta, en bebidas y pasteles…

tierra del agua | Cocinatis

¿Os animáis con una receta sencilla, sin tener que irse de peregrinación al monte en búsqueda de flores? (seamos honestos, no todo el mundo tiene el campo al lado de casa). Ahí va una receta fresca, ideal para las altas temperaturas del verano que se acerca: “Ensalada de lubina ahumada, violetas, pensamientos, grosellas y semillas de amapola”, comenta López.

Buen y colorido provecho.

Más noticias

Los mas vistos

RESTAURANTES