Dele adiós a las dietas hipocalóricas

Dele adiós a las dietas hipocalóricas

Trucos para reeducar a tu metabolismo y perder peso sin dejar de comer

Bajar de peso y mantener la línea no es tarea fácil, por eso nosotros os damos algunas claves sencillas e imprescindibles para reeducar tu metabolismo. Además estos consejos te ayudaran a tener una vida mucho más sana.

Cómo reprogramar el metabolismo para mantener la línea
Cómo reprogramar el metabolismo para mantener la línea | G+J

Cada año que pasa el metabolismo se vuelve más lento, más vago y comienza a quemar menos calorías al día. Se puede decir que se va haciendo más ahorrador. ¿Sabes cómo reeducarlo?

El metabolismo basal es la energía mínima necesaria para mantener la actividad básica del cuerpo, como respirar, mantener la temperatura corporal, el latido cardiaco en reposo…

Las mujeres necesitamos 0,95 calorías cada hora por kilo de peso (es decir, que si el peso es de 50 kg, el metabolismo basal estará en torno a las 1150 calorías por día), pero también hay que tener en cuenta que durmiendo se hace un gasto menor de calorías y que los cambios hormonales pueden hacer que el metabolismo cambie por completo.

Reprograma tu metabolismo: las claves

El desayuno es imprescindible: tras toda la noche en ayunas, el desayuno hará que tu metabolismo se vuelva a activar y empiece a funcionar para digerir la comida.

Puedes endulzar tu desayuno con un poco de canela, que disminuye alrededor de un 30% los niveles de glucosa, colesterol y grasa, y solo contiene 3 calorías por gramo.

También los lácteos son una buena opción para activar tu metabolismo por la mañana, además son una fuente de vitamina D, calcio y proteínas. El es otra muy buena alternativa para tomar nada más despertarnos. Además de ser una gran fuente de antioxidantes y un auténtico quemagrasas, los nutricionistas lo recomiendan para aumentar el metabolismo basal.

Picotea (pero moderadamente): para mantener el metabolismo activo lo mejor es comer cada 3 o 4 horas. Lo mejor es comer alimentos bajos en calorías y llenos de fibra, como por ejemplo: frutos secos, frutas o vegetales (mejor si son ricos en agua).

Mantener la línea

La hidratación es muy importante: los dos famosos litros de agua al día se vuelven aún más imprescindibles. Lo mejor es beber agua fría, esto hará que se quemen más calorías, ya que el cuerpo trabajará para adecuarla a su temperatura corporal. El café o el té también pueden ser tus aliados, ya que tienen un efecto diurético.

Las comidas principales son imprescindibles, no te las saltes: que no se te pase por la cabeza lo de las dietas hipocalóricas. Al dejar de comer, tu metabolismo dejará de estar activo y se ralentizará mucho más, lo que hará que acumules más grasas.

Acuéstate con la digestión hecha: cenar y cerrar la cocina es una buena opción. De esta manera no te irás con sensación de pesadez a la cama y además ya tendrás la digestión hecha. Lo cual es un punto positivo a favor de tu metabolismo.

Descanso: es otro de los factores importantes a tener en cuenta a la hora de acelerar nuestro metabolismo. Si te falta energía y has dormido poco, tu cuerpo pedirá alimentos más calóricos y con más azúcar para reponerse. Por lo que dormir bien es esencial.

Actividad física: hacer ejercicio físico de manera continuada es básico si quieres que tu metabolismo cambie y se acelere. Lo ideal es entrenar unos cuatro días por semana con ejercicios cardiovasculares, combinados con sesiones de ejercicios de tonificación y pesas. Además de reactivar el metabolismo, hará que te sientas mucho mejor.

Los mas vistos

restaurantes.com

Gana €uros por reservar en tus Restaurantes favoritos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.