HAMBURGUESAS: ¿COMIDA BASURA?

HAMBURGUESAS: ¿COMIDA BASURA?

Prepara una hamburguesa sana sin perder su sabor original

Las hamburguesas están asociadas habitualmente con comida basura, de mala calidad y muy calóricas. Sin embargo, eligiendo  la materia prima adecuada puedes convertir tus hamburguesas en una plato sano.

 

Cómo preparar una hamburguesa sana
Cocina tus hamburguesas sin descuidar la salud | G+J

No olvides que una hamburguesa te aporta de proteínas, que provienen de la carne, hidratos de carbono, del pan, y vitaminas y minerales, gracias a las verduras que  contiene.

La clave para disfrutar de una hamburguesa con todo el sabor, pero sin descuidar tu salud está en controlar el porcentaje de grasa y las calorías del plato. Para ello, tienes que ver muy bien qué ingredientes incluir y con qué acompañar tu hamburguesa. Prescinde de las salsas más calóricas y menos sanas y sustituye las clásicas patatas fritas por patatas asadas o verduras variadas.

Ingredientes básicos de la hamburguesa

La carne es la base de una buena hamburguesa. Generalmente se utiliza carne picada de vacuno. Para que tu hamburguesa sea más sana, escoge piezas que no tengan muchas partes grasas y pide a tu carnicero de confianza que la pique en el momento. Así potenciarás el sabor de tus hamburguesas y las harás más ligeras. Los expertos aseguran que la cantidad de grasa en cada hamburguesa nunca debe superar el 20%.

No te olvides que siempre tienes otras alternativas a la clásica hamburguesa de ternera. Se pueden preparar opciones deliciosas con carnes magras, como el pollo o el pavo, que son bajas en grasa e incluso hamburguesas vegetarianas elaboradas a base de legumbres y con un sabor que te sorprenderá.

Lo ideal es que su peso esté entre 150 y 200 gramos, ya que así se puede conseguir el punto de cocción perfecto de la carne, tostado en el exterior y jugoso en el interior.

Cómo preparar una hamburguesa sana

¿Te atreves con un pan diferente? Hay muchas alternativas para escoger panes que hagan tus hamburguesas más sanas y con menos calorías. Optar por panes integrales y de semillas incrementará el aporte de fibra de tu hamburguesa.  Eso sí, siempre hay que escoger panes con miga blanda para que se empape del jugo de los ingredientes y permita que todos los sabores de la hamburguesa se mezclen.

Verduras frescas. Aportan vitaminas y minerales y un extra de frescor a la hamburguesa. La lechuga y el tomate son básicos. También se pueden incluir otra verduras como el pepinillo o la cebolla (mejor cruda que frita o caramelizada).

El queso es otro ingrediente imprescindible de cualquier hamburguesa. Si no quieres incrementar las calorías de este plato, decántate por una variedad de queso light.

Las salsas también son buenas compañeras de las hamburguesas, eso sí, lo ideal es tomarlas con moderación ya que son auténticas bombas calóricas y, además, si se añaden en exceso pueden eclipsar al resto de ingredientes de tu hamburguesa.

Los mas vistos

RESTAURANTES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.