Chía, comino o amapola

Chía, comino o amapola

Estas semillas te cambiarán la vida (para bien) si las comes

Tienen proteínas, minerales y son una fuente natural de fibra. Casi podríamos llamarlas superalimentos y lo mejor es que no requieren un cocinado complicado. Se añaden a casi cualquier plato y apenas aportan sabor. ¡Vivan las semillas!

Las semillas son muy beneficiosas y se añaden fácilmente a la dieta.
Las semillas son muy beneficiosas y se añaden fácilmente a la dieta. | semillas

Pequeñas y cuasimilagrosas, las semillas pueden entrar en la dieta sin que apenas nos demos cuenta. Son fáciles de introducir en multitud de platos. En ocasiones, nos pasan desapercibidas, pero no debemos desdeñarlas: son un complemento ideal para nuestra dieta. Veamos unas cuantas que no cuesta nada tomar.

Semillas de lino. Son una fuente fibra soluble y un aliado imprescindible para evitar los momentos en los que, entre horas, nos comeríamos un buey. Además, tienen la capacidad de mejorar el funcionamiento del cerebro gracias a su contenido de ácidos grasos omega 3. Pueden añadirse a panes o ensaladas.

Semillas de chía. Contienen fibra, proteínas y ácidos grasos omega 3. Son, además, ideales para engrosar sopas o caldos. Se pueden tomar en cualquier momento: espolvoreándolas en yogures, ensaladas o haciéndolas desaparecer en purés.

Semillas de amapola. Conocidas por ser un potente antioxidante, es frecuente encontrarlas en hogazas de pan. Asimismo, también son una importante fuente de fibra y de vitamina B. También pueden echarse en cremas o ensaladas.

Semillas de cáñamo. Una fuente vegetariana de alrededor del 20% de los aminoácidos esenciales pata el cuerpo humano. Sí, estas también tienen fibra y ácidos grasos omega 3.  Tomadas después del ejercicio, son estupendas para lograr desarrollar masa muscular. Añadirlas a la ensalada es lo suyo.

Semillas de sésamo. Aunque habitualmente solo las tomamos cuando nos comemos una hamburguesa, son una fuente de minerales esenciales como cobre o manganesio. Además, son estupendas para reducir los efectos del colesterol. Sobre una buena ensalada verde o incluso un plato de pollo, se toman sin ningún problema.

Semillas de sacha inchi. Conocidas como el cacahuete peruano, el sacha inchi es una semilla que se ha cultivado durante siglos en el país sudamericano. Está entre las mayores fuentes de ácidos grasos omega 3, omega 6 y omega 9. Puede comerse de manera individual.

Semillas de comino. Aunque muchas veces el comino se toma en forma de especia, lo cierto es que los indios añaden la semilla directamente a su comidas. No solo aporta minerales como el hierro, sino que posee la capacidad de aligerar las digestiones de manera pasmosa. En un cuscús o en un arroz funciona perfectamente.

 

Los mas vistos

restaurantes.com

Gana €uros por reservar en tus Restaurantes favoritos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.