Fáciles como nada

Fáciles como nada

Cuatro maneras de hacer helado de manera sencilla en casa (sin heladera)

Aprieta el calor y apetece disfrutar de un buen helado pero, ¿qué os parece si lo hacemos en casa? Aquí van cuatro recetas que ni siquiera requieren heladera y que se hacen en un minuto.

Nada, no nos deis las gracias. Os hemos leído el pensamiento y hemos adivinado que lo que necesitáis son helados facilones de hacer, sencillísimos y que no necesitan maquinaria específica alguna. Es decir, aunque no tengáis heladera no os preocupéis, que esto marcha.

Helado instantáneo de plátano

Ingredientes:

- Cuatro plátanos muy maduros, pelados y cortados en rodajas

- Una cucharadita de esencia de vainilla

- Tres o cuatro cucharaditas de azúcar, miel o edulcorante

- 150 gramos de yogur griego

Preparación:

Congela las rodajas de plátano. Déjalas dentro durante una hora. Mete las rodajas de plátano en una batidora y añade la vainilla, el edulcorante y la mitad del yogur griego. Bate y mezcla durante unos minutos. Después, mientras la batidora sigue funcionando añade el resto del yogur poco a poco. Mezcla hasta que la textura resulte cremosa y suave. Servir inmediatamente.

Helado de limón rapidito

Ingredientes:

- Nueve cucharadas soperas de zumo de limón

- Dos cucharaditas de ralladura de limón

- Una taza de azúcar

- Una taza de leche entera

- Una taza de nata ‘heavy cream’ (con una gran consistencia)

- Un pellizco de sal

Preparación:

Mezcla el zumo de limón, la ralladura y el azúcar en un bol. Añade poco a poco la leche, la nata y la sal. Congela la mezcla hasta que ya esté firme. Una vez hecho esto, divide la mezcla en dos partes y procesa hasta que adquiera una textura suave. Pon cada una de las dos mitades en un bol de plástico con tapa y guarda en el congelador hasta el momento de consumo. Aguanta una semana.

Helado de leche condensada

Ingredientes:

- La mitad de una lata de leche condensada

- 600 mililitros de nata muy espesa

- Una cucharadita de extracto de vainilla

Preparación:

Pon la leche condensada, la nata y la vainilla en un bol. Batimos hasta obtener una mezcla espesa y un poco rígida. La metemos en un recipiente, tapamos con film y dejamos congelar hasta que esté sólida.

Helado en bolsa

Hielo, Leche, extracto de vainilla y un par de guantes. ¿Cómo? Sí, atento/a al vídeo:

Los mas vistos

RESTAURANTES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.