UN POSTRE IDEAL PARA LOS DÍAS DE CALOR

UN POSTRE IDEAL PARA LOS DÍAS DE CALOR

Trucos para preparar un refrescante y delicioso sorbete en casa

El sorbete es un postre ligero, refrescante y se prepara con muy pocos ingredientes, tres cualidades que lo hacen perfecto para refrescarse en una tarde de verano. Descubre las claves para conseguir un postre fácil de preparar y buenísimo.

Los secretos para preparar el mejor sorbete
Los secretos para preparar el mejor sorbete | Cocinatis

La diferencia básica entre un sorbete y un helado está en que el primero no tiene ingredientes grasos ni yema de huevo. El sorbete es más ligero que el helado y su textura es más líquida y menos cremosa.

Y entonces… ¿qué ingredientes lleva un sorbete? Pues la respuesta es muy sencilla, un almíbar a base de azúcar y agua, y un puré o zumo de frutas. Con muy pocos ingredientes básicos, puedes conseguir un postre refrescante y delicioso.

Algunas recetas incluyen clara de huevo montada a punto de nieve para mejorar la textura del sorbete e, incluso, algún licor adecuado al sabor de la fruta.

Es un postre ideal para los días de calor. ¿Sabes cómo preparar un buen sorbete? Estas son las claves.

Almíbar
Este tipo de postre tiene el inconveniente de que, al no llevar grasa, se suelen formar grandes cristales de hielo durante la congelación, y esto puede hacer que la textura del sorbete no sea la adecuada.

Al sustituir el azúcar por el almíbar, se consigue reducir el riesgo de cristalización. El almíbar no es más que un jarabe que se elabora a base de agua y azúcar.

La proporción de azúcar y agua que se utiliza en este jarabe varía en función del tipo de sorbete que se prepare, ya que no todas las frutas tienen la misma cantidad de agua. Las que tienen más agua necesitarán un almíbar más espeso, mientras que las que tienen menos agua lo necesitarán más líquido.

Por norma general, siempre que se prepara un almíbar hay que utilizar la mitad de azúcar que de agua.

Los secretos para preparar el mejor sorbete

La fruta
En función del tipo de fruta que se vaya a utilizar, cada sorbete necesitará un tratamiento distinto. Si estás ante frutas con zumo, como el limón o la naranja, solo tendrás que exprimirlas y quizás guardar algo de su ralladura para aromatizar el sorbete.

En el caso del resto de frutas, tendrás que pasarlas por la licuadora o triturarlas con la batidora, y luego tamizar el puré o pasarlo por el chino.

La mezcla
Después, sólo tienes que mezclar el almíbar frío con el zumo de fruta y comprobar que tiene la densidad adecuada.

Una vez hecho esto, tendrás que pasarlo por la batidora para introducir aire al sorbete.

Para terminar deberás meterlo en el congelador y, transcurrida una hora, volver a batirlo con una máquina de varillas. Hay que repetir este proceso dos veces más, cada hora, para evitar que se formen cristales en el sorbete.

A continuación, sólo hay que dejar que se congele por completo y mantenerlo siempre en el congelador a una temperatura igual o inferior a -20ºC.

Con estos consejos básicos puedes preparar en casa deliciosos y sencillos sorbetes caseros.

Los mas vistos

RESTAURANTES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.