Bodegas y hoteles para disfrutar la vendimia

Bodegas y hoteles para disfrutar la vendimia

¿Recogemos (y nos bebemos) la uva?

Este año, la primera semana de septiembre supone el inicio de la vendimia, que posiblemente se prolongue hasta mediados de octubre. La Rioja, incluida la alavesa, es objetivo clave para los turistas que desean vivirla.

El impresionante paisaje de La Rioja en temporada de vendimia.
El impresionante paisaje de La Rioja en temporada de vendimia. | Cocinatis

A pesar de estar metidas de lleno en faena, muchas bodegas abren sus puertas y numerosos hoteles promueven actividades, tratamientos de belleza y menús especiales. Con precaución pero con entusiasmo, abrimos la primera botella y empezamos la ruta. Chin-chin.

La oferta es amplísima, pero elegimos tres bodegas. Ramón Bilbao (www.bodegasramonbilbao.es) cumple 90 años, ahí es nada, e inaugura un espectacular sala de catas en la parte más antigua, en la que data de 1924. Se trata de un buen ejemplo de cómo las nuevas tecnologías son aliadas imprescindibles para lograr vinos excepcionales.

En Fuenmayor, Marqués de Arviza (www.marquesdearviza.es), de tradición familiar, propone un paseo por la historia a través de sus calados. ¿Pero qué es un calado? Son las antiguas bodegas subterráneas; las hay de roca natural, de piedra de sillería o de ladrillo, y suelen estar bajo nuestros pies cuando recorremos la mayoría de los pueblos vitivinícolas. Esta bodega cuenta con ellos y tras visitarlos, brinda una cata comentada y maridada con productos típicos.

En la Sierra de Cantabria, en Ábalos, se encuentra Bodegas Obalo (www.bodegaobalo.com). Se sitúa justo en la frontera de La Rioja Alta, si bien, la mayoría de sus viñedos están en la alavesa. Inaugurada en 2006, su joven equipo contagia todo el entusiasmo que le mueve en el día a día. Tras escucharles, seguirles por las instalaciones y el campo, tome una copa de vino y asómese al exterior. Desde allí, descubrirá un paisaje único: la montaña rocosa en el norte y las viñas, a modo de mar en calma, al sur.

En cuanto a los hoteles, destacamos cuatro en función del presupuesto (de mayor a menor). Si no tiene problemas o es de los que ahorran hasta el último céntimo para darse un buen capricho, elija Hotel Marqués de Riscal (www.marquesderiscal.com). No lo dude porque, ¿quién no sueña con alojarse allí? Si alguien no lo desea, que levante la mano. Situado en el municipio alavés de Elciego, firma su diseñado Frank O. Gehry. Que el edificio, ES-PECT-TA-CU-LAR y que bajo el sol proyecta una luz de infarto, no es suficiente razón, entonces pruebe con su Spa Vinothérapie Caudalie. La terraza está a pie de viña y los clientes pueden coger su propio racimo para el tratamiento.

Por supuesto, no deje de visitar la bodega de Vinos de los Herederos de Marqués de Riscal. En 1858 se convirtió en la primera de La Rioja que producía vino según el sistema tradicional Bordelés. También fue pionera en elaborar un vino de alta expresión: el famoso Barón de Chirel.  En tiempo de vendimia, además, se asiste en directo a todo el trabajo. Sin olvidar que para grupos de 8 ó más personas, con reserva previa, se organizan catas de añadas históricas. ¿Tanta actividad le despertó el apetito? Déjese sorprender por Francis Paniego y su menú degustación.

Sin salir de La Rioja alavesa, muy cerca, en la plaza principal de Laguardia se levanta el hotelito Los Parajes (www.hospederiadelosparajes.com). Dispone de 18 habitaciones, realmente cuidadas, spa y tiene un calado. Con más de 500 años y gran longitud, se ha transformado en un agradable bar en el que tomar un vino y picar algo. También cuenta con una tienda con multitud de referencias y un buen restaurante.

En el centro de San Vicente de Sonsierra, la pareja formada por Mayang Sáez Pombo y Benito Perelló han convertido una casona señorial del siglo XVIII en un coqueto hotel llamado la Casona del Boticario. (www.casonadelboticario.com). Ellos, que conocen a casi todos los bodegueros del pueblo, aconsejan a los huéspedes qué visitar, tanto bodegas pequeñas, novedosas y curiosas, como las más grandes y conocidas.

El equipo de Check In Rioja (www.checkinrioja.com) asimismo diseña, a medida, visitas a bodegas. Este destino, chic&cheap, abrió el pasado mes de marzo en el centro de Logroño, donde diversas bodegas abiertas al público e infinidad de barras en las que tomar buena gastronomía y vino. Céntrico y con precios muy ajustados, se dirige a un cliente realmente ‘viajado’ y que busca el carácter abierto de un hostel.

¿Algún otro plan? Dejarse caer por la capital riojana en las fiestas de San Mateo, 22 de septiembre, que precisamente conmemoran la vendimia, y pasar un buen rato en el Museo del vino (vivancoculturadevino.es), propiedad de la familia Vivanco, en Briones. Chin-chin.

Los mas vistos

RESTAURANTES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.