Cinco aliados y cinco enemigos

Cinco aliados y cinco enemigos

10 consejos para evitar la retención de líquidos

El verano es mala temporada para retener líquidos. Comienzan las altas temperaturas y nuestro cuerpo empieza a tener mayores dificultades para eliminar aquello que no sobra. Aquí van cinco cosas que puedes hacer para mejorar la situación y cinco cosas que debes evitar para que la cosa no empeore.

Una ensalada veraniega puede ayudar contra la retención.
Una ensalada veraniega puede ayudar contra la retención. | Pixabay

¿Te has levantado últimamente con la sensación de que en tu barriga alguien ha metido una piscina olímpica?, ¿te miras las piernas y no las reconoces con ese volumen que han alcanzado? Son cosas de la retención de líquido, que vuelve cuando el termómetro sube… Para evitar que sientas como si hubieras engordado varios kilos en cinco minutos, te damos algunos consejos.

Cinco aliados

Bebe más agua. ¿What? ¿Seguro? Bueno, en realidad la retención de líquidos se produce, en parte, porque a nuestro cuerpo no le llega el suficiente y almacena por si acaso la siguiente remesa líquida tarda en llegar. Si nos hidratamos más, reduciremos el efecto.

Diuréticos, sí. Los alimentos pueden ser poderosos aliados para ayudarnos a eliminar líquidos. Además, muchos de ellos son muuuy veraniegos. Entre ellos, el tomate, el pepino o la lechuga, todos candidatos a componer una ensalada maravillosa anti-retenciones.

Y proteínas, también. Una dieta baja en proteínas puede conducir a que nuestro cuerpo retenga líquidos así que es recomendable que, junto a esa ensaladita verde que nos estamos preparando, nos pongamos un poquito de ventresca de atún o de pechuga de pollo a la plancha.

Los cítricos, aliados. La vitamina C del zumo de naranja acelera nuestro metabolismo, ayudando a nuestro cuerpo a eliminar líquidos de manera más eficiente. También nos echa un mano el zumo de limón, que también es eficiente a la hora de que las toxinas salgan de nuestro ‘body’.

Haz ejercicio. Cuanto más tiempo pasemos sentados, más líquido tenderá nuestro cuerpo a acumular. Por el contrario,  el ejercicio resulta idóneo para eliminar el exceso de líquidos. Por tanto, pese a sentirnos hinchados, lo ideal es ponerse a correr o a hacer tablas de ejercicios.

Cinco enemigos

Nada de café ni de té. Aunque sintamos que estamos reteniendo líquidos, habrá que seguir bebiendo. Eso sí, es mejor prescindir del café y del té, ya que aumentan la sensación de deshidratación. Sabemos que puede ser duro prescindir del cafetito de la mañana o del té de media tarde pero el que algo quiere, ya se sabe…

Ni alcohol. Lógicamente, además del té y el café otra bebida prohibida, también porque deshidrata, es cualquiera que lleve alcohol. Y, sí, sabemos que las cervezas del verano son tentaciones difíciles de evitar, peeeero.

Vigila qué es lo que te hincha. Como cada persona es un mundo, hay alimentos que pueden hinchar a unos y no a otros. Algo que puede resultar interesante es observar cómo se comporta el cuerpo y si hay comidas que siempre provocan retención. Y una vez identificadas toca eliminarlas, claro.

No a la sal. Hay pocas sustancias más sospechosas de contribuir a la retención de líquidos. El objetivo debe ser el de reducir el consumo diario porque, pese a lo que pueda parecer, en verano hay muchos platos como ensaladas, en los que se no puede ir la mano.

No a los hidratos de carbono refinados. Tanto el arroz blanco como la pasta no integral o los dulces o panes hechos con cereales refinados contribuyen a la tan temida retención de líquidos. Cuanto más lejos estén de nuestro plato, mejor.

Los mas vistos

restaurantes.com

Gana €uros por reservar en tus Restaurantes favoritos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.