Los científicos no se ponen de acuerdo

Los científicos no se ponen de acuerdo

El alcohol, ¿incrementa el riesgo de sufrir demencia o lo reduce?

Nos saturan los estudios sobre los efectos del alcohol y no se ponen de acuerdo entre ellos: ¿aumenta el riesgo de demencia?, ¿lo reduce?

Copa de vino
Copa de vino | Pexels

Desde hace tiempo, ya no sabemos si la cañita o el vinito que nos tomamos con la comida nos viene bien, mal o regular. Lo mismo tenemos al cuñado de turno que nos dice que por una copita al día no pasa nada, que a la prima hipocondriaca que nos alerta de que el alcohol nos pasa factura, aunque se trate de cantidades pequeñas. Con los estudios científicos ocurre lo mismo. Hay mañanas en las que nos desayunamos con una noticia sobre lo beneficioso del alcohol en pequeñas cantidades que con otra que da la voz de alarma sobre la misma copa.

Ahora, la Universidad de San Diego, en California, acaba de publicar un estudio que refleja que los mayores de 65 años que toman hasta un máximo de tres bebidas alcohólicas al día tienen más posibilidades de llegar a los 85 años sin demencia. Para llegar a esta conclusión, el estudio hizo el seguimiento de 1.000 personas de clase media en el estado norteamericano. Según la autora del estudio, Linda McEvoy, "se trata de una investigación única porque se ha hecho un seguimiento de la salud cognitiva de hombres y mujeres mediante el que se ha comprobado, no solo que el alcohol se asociaba a una mortalidad más reducida, sino que, además, se reducía el riesgo de demencia".

Copa de vino | iStock

Sin embargo, los propios investigadores reconocen que el consumo de alcohol no puede ser únicamente el responsable de que las personas analizadas tuvieran menor incidencia de enfermedades degenerativas como la demencia. Por un lado, hay estudios anteriores que vinculan el consumo de vino con una mejor educación y mayores ingresos, por lo que había un mejor acceso a la sanidad y un menor número de enfermedades mentales vinculadas. Es decir, que, a pesar de los resultados obtenidos, resulta difícil concluir que, únicamente por el hecho de beber alcohol, uno vaya a tener menos riesgo de padecer demencia.

Por otro lado, la Asociación de Alzhéimer británica afirmó hace tan solo unos días que tomar demasiado alcohol podía conducir a que una persona sufriera demencia. La clave está un síndrome que causa daño al cerebro por la vía del alcohol. Esto contradice totalmente las afirmaciones del estudio norteamericano con lo que, ¿en qué quedamos? El alcohol, ¿es un aliado o no lo es? La respuesta es que ni los propios expertos se ponen de acuerdo...

Más noticias

Los mas vistos

RESTAURANTES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.